24 de Febrero

Una de las razones por las cuales decidí hacer privado este blog se debe a la entrada de comentarios fútiles que obstaculizan la lectura de aquellos que no tengo publicados.

Hace un par de días recibí una de las muchísimas cadenas que circulan por la red. En esta ocasión provenía de un compañero de la Facultad -al cual sinceramente no recuerdo, pero dado que tiene mi dirección de correo electrónico…- la cual supuestamente era crítica a uno de los símbolos impuestos por el antiguo régimen autoritario, la bandera nacional.

Aun cuando muchas personas consideran que mi mentalidad es un anacronismo puro, esta en ocasiones da muestra de ser algo diferente. A nivel personal la bandera nacional no representa nada para mi persona por el simple hecho de que yo no me identifico con la misma. Supongo que ello se debe a que mi chauvinismo es quizá ahora inexistente,  lo que no significa que reniegue de mi herencia cultura, intentando suplir ese espacio con meras fantasías “extranjeras”.

El sujeto que dio inicio a dicha cadena argumenta daba algo como esto:

“No debe olvidarse que no hablamos de otra cosa que de un simple trapo”.

Ello es completamente cierto, mas sin embargo, ello no quiere decir que sea correcto. Todo mundo, sin excepción, carga consigo símbolos que representan un sentir, o, una forma de pensar. Nuestra propia escritura -así como todas las artes-, pero sobre todo, los resultados a los que se puede llegar haciendo uso de la misma es un claro ejemplo de lo que hablo -la cual certifica la existencia de identidades definidas  dispuestas a hacerse oír-. Una bandera en esencia es un símbolo de identificación de cierto grupo de personas. En ella se refleja las convicciones de dicho grupo, y es para el que la comprenda -y se identifique con la misma- un símbolo de atracción de personas similares a las allí reunidas.   El hecho de que comentarios que aluden que tratamos solamente con un trapo se debe a la existencia de iletrados de corta vista mental -que como bien decía Carlos Monsiváis en uno de sus libros: “creen que una fruta se acaba en la cascara”- que desprecian de fea forma -y sin ningún motivo real, ya que se desconoce- años y años de historia.  Los cuales bien pueden no interesarnos, mas sin en cambio, ello no significa que los podamos despreciar tan fácilmente como algo si no se tratase de conocimiento humano. Ello es lo que a nivel personal considero uno de las mayores estupideces que como seres humanos podemos realizar.

Aun cuando yo no me siento identificado con la gran mayoría de personas de este país -no puedo hablar más allá hasta el día que salga de este país- la historia de México -junto con todos sus símbolos- son estudiados por mi persona ya que creo que la historia puede ser sumamente cruel si se le trata con desdén. Supongo que gracias a esa falta de curiosidad, muchas personas viven y mueren creyeron que los hechos actuales son novedosos -universalismo, terrorismo, holocausto- al igual que su existencia, sin saber que detrás de ellos miles de millones han muerto y vivido de la misma forma.

 Entonces esto también sería otro trapo inservible que no dice nada ¿o me equivoco?

No son más que hilos entretejidos de una forma bastante particular, pero ellos logran dejar en claro el tipo de ideas que existen en la mente que resguarda.

Anuncios

PapaBeto

Pensé que se sentiría bien llegar temprano a casa…. Quizás hubiese sido ello cierto de no ser por la siguiente noticia:

He ido algunas veces y sencillamente el lugar me ha fascinado. De hecho, tenía contemplado hacerlo mi refugio del ruido cotidiano. Una verdadera pena.

http://jamonpodcast.com/spanish/tv.html 

En esta dirección transmiten las presentaciones del lugar.  Por tratarse de una semana de aniversario, se esta transmitiendo todos los días. Antes solo transmitían los viernes -creo-, así que lo más seguro es que las transmisiones diarias sean solo durante esta semana.

Jesús Gay

Estoy seguro que este comentario causara ámpula entre la gran sociedad mexicana. El buen Sir Elton John 😆 ha hecho gala de su inteligencia y se atrevió a realizar el siguiente comentario -traducido esta-:

“Pienso que Jesús era un compasivo, superinteligente, hombre gay que entendió los problemas humanos. En la Cruz, perdonó a las personas que lo crucificaron. Jesús quiso que nosotros fuéramos amorosos y perdonáramos”,

A nivel personal el comentario sobre Jesús ni me va ni me viene. Lo que me dio risa fue el leer  el sofisma al que recurre, y que estoy seguro nadie comentara.

Jesús fue gay.

Jesús fue compasivo, amoroso y entendió los problemas humanos.

Por lo tanto: Los gays son compasivos, amorosos y entienden los problemas humanos, bla bla bla….

Este tipo de argumentos “contundentemente afirmativos” son igualmente validos -para mi persona- como aquellos que dicen que los gays son resultado de una enfermedad mental.

Lo mas interesante del asunto seria saber cual fue la lógica empleada para llegar a la conclusión de que Jesus fue gay. No se, no creo que mediante un análisis de la conducta de una persona se pueda determinar su preferencia sexual, si asi fuese muchos de los argumentos a los que recurre la comunidad gay hoy en dia serian completamente invalidos.

Este Jevus si me gusta 😆

¿O que tal este otro?

En fin. Quiero suponer que el motivo de dichas declaraciones se debe al lanzamiento de un nuevo álbum o algo, ya que me parecería completamente ridículo el hecho de que ahora se desee debatir el derecho de pertenencia de Jesús a cierto grupo con determinada preferencia sexual.  Llego a esa vaga conclusión por el simple hecho de que el concepto de Jesús Gay no es una idea muy original que digamos.

Programa de igualdad de géneros UNAM

Es de suponer que ninguno de los universitarios ha evitado -al menos en primera instancia- prestar atención al nuevo -“intento” de- programa de reeducación -mental- universitaria. Y quien podría evitarlo con anuncios como estos cada dos pasos

 

 

Sencillamente no pude dejar de reirme por la forma en como es planteado este programa, el cual creo, da muestras claras de tener graves errores de diseño. Dos en particular saltan a la vista -aunque no para todos, como siempre-, los demas son menos obvios pero tambien menos importantes, asi que esos se los dejo de tarea.  

El primer y mas obvio error es  la adopcion de la palabra igualdad. Hasta el dia de hoy, no me he encontrado con un intelectual que se atreva a mencionar la palabra igualdad como un valor. La vagedad de la definicion llega a ser tal que practicamente toda persona con dos neuronas conectadas se abstiene a hacer uso de la misma.

La unica ideologia que se ha atrevido a proponer a la igualdad como valor fundamental es el socialismo. Ya conocen ustedes el resultado de llevar a la practica esas pueriles ideas.

El segundo error que han cometido es el realizar una campaña que se asemeja en demasia al diseño de una campaña politica -atiborrar al publico con carteles cada metro durante varios meses y que dios los bengida-. Este aspecto en si no me parece otra cosa que una falta de interes por atacar de forma real este problema.  Lastima que nadie les halla informado -claro que lo saben, solo que al ser minoria…- que existimos personas que necesitan algo mas que un cartel para ser reprogramados.

Lo unico que se consigue con estas pobres campañas es convertir -a lo mas- a la gente en personas hipocritas. Con carteles cada tres metros no se lograra erradicar el pensamiento retrogrado existente en la mayoria de nuestros UNIVERSITARIOS, ya que ello requiere de una cambio en la cultura de este pais, y ello no se lograra con esas pateticas campañas de “concientizacion”. Es obvio que el problema debe ser atacado desde los “nucleos sociales” -familia, escuela, etc- es una pena que las feministas hallan malententido la idea y se decidieran por “atacar los edificios de las escuelas” 😆 .

Una muestra clara de la deficiencia de dichos pogramas es  es la mentalidad que aun pulula en la facultad de ingenieria. Facultad donde la ausencia del sexo femenino conduce a “poder permitirnos” realizar chistes sexistas, los cuales desaparecen una vez que una mujer se incorpora al grupo. En casos mas “extremos” el profesor se abstiene a decir: “con perdon de las mujeres aquí presentes”.  

A tal grado a llegado a dominar este pensamiento en la facultad, que he tenido la oportunidad de escuchar a una profesora decir: “me cuesta admitirlo, pero siempre mis peores alumnos son mujeres”.  Aunque tampoco deben de alarmarse mucho, ya que  la misma profesora dijo en otra ocasión: “los ingenieros no son lectores”. En fin.

Esta campaña no merece otras cosa que ser cuestionada, esperando con ello que la proxima idea sea diseñada seriamente. El problema en este caso, es que la pobreza en todos los aspectos de susodicho programa no permite siquiera realizar un analisis serio del mismo, apartir del cual me comenzar a burlarme 😛

Este tipo de campañas siempre me han dado la sensacion de que son creadas con el unico fin de justificar la ocupacion de los puestos que algunas feministas han conquistado. Y como sucede con todos los denominados grupos vulnerables, los lideres de los mismos se abstienen a mangonear a su gente como mejor les plazca.

Dado que la campaña no ayuda mucho y yo tenia ganas de burlarme de las feministas por un rato, una de mis proximas entradas aborda mi peculiar forma de ver a las feministas de este pais, pero sobre todo los magnificos logros que han obtenido.

CELE

Como les dije hace tiempo mi solicitud de ingreso al CELE fue rechazada. Debido a mi “interés” -ya bastante mermado- por cursar un idioma en ese centro, decidí acudir el primer día de clases, adoptando un papel cercano al de un limosnero con el cual -quizá- podría obtener tan “preciado” lugar.

Desde el día que me rechazaron, en mi mente se forjo una idea del tipo de estudiantes que allí se encontrarían. Los clásicos matados pulularían, sobresaliendo en gran numero los provenientes de carreras humanistas. Más que el interés por obtener un lugar en el CELE la razón por el cual decidí acudir a limosnear un lugar en dicho centro fue el de confirmar dicha teoría.

Dado que me encontraba en una etapa de “retorno” social -luego escribo una entrada de los resultados :lol:-, decidí charlar con varias de las personas que allí se encontraban. Como bien supuse la mayoría provenía del área de humanidades, siendo la facultad de Derecho y Piscología la que más lugares ocupaban, aunque ciencias políticas, contaduría y filosofía también se hicieron presentes. Al final de la primera semana -dado que la profesora nos iba dando largas diciendo: vengan la próxima clase- me encontré con un biólogo -primera vez que le dan un idioma. Como el comentaba, es una pena que se lo hayan dado hasta séptimo semestre (cuando su carrera es de ocho) ya que tendrá algunos problemillas con la titulación (le piden como requisito el dominio dos idiomas, aunque no le permiten estudiar ninguno)- proveniente de la Facultad de Ciencias -bueno, peor es nada-. De todo el grupo de personas con las que hable fue con el que menos me aburrí.

Mi teoría fue confirmada rotundamente, sujetos incapaces de mirarme a los ojos y con cierta tendencia natural a mantener la cabeza agachada refugiados en su salón -los cuales me dieron la impresión de haber diseñados para ahuyentar a los sujetos que padecen antropofobia y claustrofobia. Supongo que ella fue la razón para que saliera corriendo-. Uno de los aspectos que más risa me dio fue el hecho de ver que un señor de alrededor de 60 años se encontraba tomando clases. Yo me pregunto: ¿de verdad es preferente apoyar a un sujeto de 60 años en lugar de a un joven -y no me refiero a mí- que ronda por los 20 años y está próximo a terminar una licenciatura? Lo que me molesto del señor fue esa actitud confianzuda y burlona que adopto en el momento en el que la profesora comenzó a volar cabezas para  ver quien se quedaría. Lo que no entendí es porque al salir anticipadamente de clases y al encontrarse con varios de nosotros -que aguardábamos en el pasillo la decisión final de la profesora- no tuvo la entereza de mantener la actitud mostrada anteriormente. Y yo que creía que las nuevas generaciones eran las que se encontraban descompuestas, aunque es bueno ver con mis propios ojos cual es el origen de la basura de personas que conforman esta sociedad.

Después de todo el embrollo, no fui aceptado. Lo bueno de todo -cosas como estas me hacen pensar que soy un hombre son suerte- fue que un sujeto que logro ser aceptado pero que realizo cambio de grupo al horario de las dos -que era el único en el que tenia posibilidades de cursar el idioma- me ofreció el lugar que ocupaba en su antiguo salón. Hable con su antigua profesora y me acepto con cierta reserva, pero dada la naturaleza de mi persona, la cual no acepta ser rechazado tantas veces 😆 -la verdad es que fue por cuestiones de horario-  decidí no tomar la clase y estudiar por mi cuenta. Algo ya -casi- habitual para mi persona.

Cosas como estas son las que llenan los salones del CELE.

Perfil número dos

En contraposición de la gran masa se encuentra este pequeño grupo de individuos de los cuales he aprendido un par de cosas que realmente vale la pena recordar.

Un socialista, un judío, un investigador de la UNAM y un premio nacional de ciencias y artes, han sido el tipo de personas que me han demostrado que en este país existen personas con una mentalidad bastante interesante. Lo único que me desanima de todo esto, es el saber que tres de esas personas son individuos no nacidos en este país.

Como narre en la entrada anterior, muchas personas tienden a expresa su descontento hacia mi persona. Afortunadamente, no es solo mi lenguaje corporal lo que les molesta -si tan solo fuese eso, me comenzaría a preocupar-, ya que también muchas de mis ideas les provocan sentimientos cercanos a la risa. Algo curioso, es que en la vida “real” ese patrón no es para nada frecuente -o al menos nunca me he encontrado con alguien que directamente me diga que soy un imbécil-, y eso que nunca me he avergonzado de expresar abiertamente mi ideología -como hace días con un profe, el cual califico indirectamente mis ideas como meras patrañas-.

Al igual que el resto de las personas, la reacción de estos cuatro sujetos fue la de extrañeza. Bueno a excepción del judío el cual comenzó con una pequeña “agresión”. En vez de mentarme la madre, burlarse a mis espaldas o simplemente ignorarme, estos sujetos optaron por:

1.- El socialista. Bueno de eso ustedes ya saben lo sucedido ya que Carlos y Pancho estuvieron presentes.

3:00 Aun extraño su particular manera de comprender la historia.

2.- Yahve Abdul-. El profesor me ordeno a partir de un libro ofrecer un reporte. El libro era sobre física relativista -hablada-, y dada mi incapacidad para ofrecerle un reporte -real- sobre las conclusiones que obtuve del  mismo -mis conocimientos sobre física solo cubren la que los mundanos ingenieros aplicamos (clásica)- decidí abordar el tema desde otra perspectiva. Al profe le gusto de sobremanera la forma en cómo aborde el libro a tal grado que el ultimo día de clases -cuando entrego calificaciones- me presto un par de libros sobre lógica -uno de las ideas que base mi reporte fue la de mi incapacidad de afirmar o desmentir lo allí dicho ya que no era capaz de comprender la teoría. Lo que de forma  indirecta a llevo a la creación de un reporte mas de carácter “filosófico” que “científico”. Supongo que ese tipo de reflexiones era las que buscaba- a cambio de mi reporte. Lo que me dijo al darme los libros fue que lo importante no era comprender la teoría final, si no comprender la lógica con que fue armada dicha teoría. “Muchas veces la teoría puede estar errada, pero si la lógica es la correcta….”, comento.

3.- El investigador -Héctor Luis del Castillo-. Este profe es investigador del Instituto de Fisica del UNAM, y aunque el tiempo con el que tuve contacto con el profe fue bastante “breve” ha sido uno de los profesores que más ha influido en mi vida. ¿Cómo?, pues digamos que fue uno de los responsables de que tomase la decisión de proponerme estudiar un Doctorado. Ha sido el único profesor con el que he tenido conversaciones largas y me ha alentado tantas veces a continuar. Las últimas palabras que me dijo fueron: “Espero que la próxima vez que lo veo me dirija a ustedes como colega”, o sea que,  la próxima vez que me viese fuese investigador de la UNAM. No puedo escribir mas de el ya que muchas de las conversaciones que tuve con el son mas de carácter personal.

4.- Baltasar Mena. ¿Qué puedo decir de este hombre que no haya dicho ya? Este profesor es bastante indiferente con los alumnos y su trato hacia los demás -a nivel personal- puede ser bastante duro. En un inicio le fui totalmente indiferente, y no fue sino hasta después de leer mi ensayo -con el que obtuve el maravilloso titulo de señorito Vector, ah sí, y un punto extra sobre calificación final- que me volteo a ver.

El ensayo, cuento, o lo que fuese que quisiéramos escribir era de libre decisión. Como buen misántropo no pude hacer otras que escupir mi particular forma de ver la “realidad” de las personas. Hasta hace poco no había comprendido bien porque de los dos ganadores -dividió las categorías entre hombres y mujeres- tuvo un acercamiento mayor con mi persona. La respuesta está en una columna que escribió en la crónica y de la cual me pregunto si ya tenía conciencia de su existencia. Esta dice:

Es refrescante leer a científicos preocupados y que ven más allá de sus narices y de sus temas de especialidad”*

Mientras la compañera escribió un “hermoso” cuento fantasioso, yo opte por realizar una crítica. La opinión que el profe tuvo sobre el ensayo y mi forma de ser -lo cual se tradujo como un buen consejo (ser mas abierto respecto a las criticas)- fue la siguiente:

 

 De este profesor proviene el mayor “elogio” que he recibido de una persona. El semestre pasado en una charla  que tuvimos en el pasillo término diciéndome:

“No te preocupes, posees privilegios sobre la mayoría”.

Supongo que su estado emocional tuvo mucho que ver en las palabras que me dijo, pero ello no demerita en absoluto el valor de la frase. El que dicho comentario provenga de un premio nacional de ciencias y artes ha ocasionado que mis niveles de soberbia se hallan elevado a un nivel que hoy en día me ha sido imposible bajar 😛

Podría seguir erigiendo mi entrada de corte narcisista, pero creo que con estas líneas he conseguido dejar en claro los dos tipos de reacciones que he encontrado en la sociedad. Los primeros, los seres acomplejados cuya persona causa molestia mi persona y que pueden considerarme amargado son los que más abundan y menos importan. Mientras los segundos son personas que no se conducen por meros prejuicios y que al final han optado por darme una palmadita de apoyo, alentando de una u otra forma mi manera de desenvolverme. La existencia de este tipo de personas me hacen creen que bien vale la pena involucrarse en este círculo de hipocresía llamado sociedad con tal de encontrar a aquellos sujetos dispersados que están en una posición igual o semejante a la mía.  Una posición de total y absoluta insatisfacción.

Lo irónico de todo esto, es saber que un obeso -aquí inserte el elemente que usted desee. Algo como gótico, punk, socialista o twitero seria lo más adecuado- posea más prejuicios en su mente respecto a mi persona que un sujeto de más de 50 años de edad.

*http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=294021

Perfil número uno

Meses atrás tuve una vivencia que me puso a pensar en el grado de molestia que mi persona llega a causar en las personas. Variaciones del mismo comportamiento lo encuentro todos los días y en todos los niveles. Desde el albañil que construye el muro divisorio entre la casa de mis padres y la del vecino -de eso quizá, aunque no lo creo, les hablare luego- hasta los intelectuales de la facultad de FILOS 😆

Lo que les narrare sucedió en una noche de noviembre del 2009. Un día sumamente bueno para mi persona. Las materias casi en su mayoría estaban acreditadas y solo algunos detalles menores me hacían acudir a la facultad.

Recuerdo que era una noche fría y yo estaba cansado. Dado las obras que se construyen en las proximidades de mi casa -que provocan un trafico endemoniado- decidí relajar un poco la vista, tratando de apremiar con ello a mis ojos por las largas noches que recién habíamos pasado frente al monitor. Abrí la ventana, incline la cabeza, me baje el gorro y ajuste los audífonos para terminar cruzando los brazos, simple y llanamente me relaje completamente. Justo cuando escuchaba More Than One Way Home del magnífico Keb’ Mo’ el transporte -camioneta- hizo un alto debido al tráfico. Justo en esa parada recibí un golpe en el rostro, el cual dejo a mi cara viendo el lado derecho del transporte. Lo primero que hice fue acomodarme el gorro para saber que me golpeo,  inmediatamente despues lo que vi fueron rostros de personas que expresaban cierta “compasión” hacia mi persona y sorpresa en otros casos.  Gire mi cabeza al lado izquierdo y me encontré a un patético hombrecillo que decía palabras que no comprendí del todo.  Me quite los audífonos y escuche al tipo decir: “para que no te sientas muy vergas hijo de puta”. La actitud pendenciera y cobarde del sujeto fue tal que mientras decía estas palabras rodeaba la camioneta por la parte trasera del vehículo para “escabullirse”.

Todo ello fue tan rápido que de todas las opciones de reacción que vinieron a mi mente no tuve tiempo de elegir alguna. Lo único que pude hacer al ver al sujeto huir por la parte trasera del vehículo, no fue otra que la de soltar una carcajada.  Quiero suponer que esa reacción me hizo ver como un completo loco, ya que la “compasión” que las personas habían sentido por mi persona se transformo completamente por una actitud de evasión total.

Desde ese momento y durante el resto del trayecto a mi casa, no me fue posible conciliar el “sueño”, esto se debió a una pregunta que hasta el día de hoy no he sido capaz de responder: ¿Qué coños fue lo que molesto de mi persona a ese sujeto? Créanme, no tenía ni la menor idea de que mi persona en un estado próximo al reposo total pudiese llegar a proyectar una imagen de soberbia pura. Es obvio -aunque me gustaría creer lo contrario :lol:- que mi persona no proyecta ese estado, son las primitivas mentes acomplejadas de nuestro país las que se forman ese pequeño concepto de mi persona en sus mentes. Una actitud que ya ha comenzado a molestarme.

Podría parecer que este es un hecho aislado, propio de un sector de la población o de cierto tipo de individuos, pero ello no es así. La misma conducta la he hallado en sitios tan diversos como lo son las afueras de un bar, el metro, el centro cultural universitario, la facultad, pero sobre todo en los alrededores de FILOS.

Las personas piensan -bajo su nulo conocimiento de historia- que el fascismo conduce a la violencia pura y sin sentido. Que dicha ideología no crea hombres útiles. Mis conocimientos sobre dicha ideología me dicen que ello no es totalmente cierto. Y lo más importante, mi experiencia personal me dice que los seres violentos, acomplejados y cobardes no nutren forzosamente las filas de aquellos que realmente comprenden, pero sobre todo se conducen según la ideología fascista. Creo que lo único que hace a los fascistas cargar con el estereotipo de personas violentas es que la ideología induce a la respuesta frontal sin demasiados miramientos.

Agresión disfrazada, cuyo incitacion no es otra que el encontrarse con un sujeto diferente. Una excelente ejemplificación del cómo conducirse por mero instinto animal.

Lo bueno es que hasta en los momentos de ser golpeado escucho buena música 😛