Mis opciones para deshacerme del estrés

Este último semestre en lo personal no me resulto tan pesado como hubiese pensado, al menos con esa idea lo concluí, aunque mi conducta de las últimas semanas -del semestre- dice todo lo contrario. El estrés, que comúnmente lo mantengo controlado logro escaparse de mis manos y dejarme en ridículo en más de una ocasión.

Dado que no deseo mostrar la misma conducta he pensado en algunas soluciones para mantenerme más relajado.  Algunas de ellas no se qué tan viables sean, pero pretendo llevarlas a cabo. En fin, no pierdo nada en intentarlo.

1.- Involucrarme en alguna actividad deportiva de las que ofrece la Universidad.

Días atrás, cuando padecí malestares por el ejercicio me encontré con una idea que no había considerado. Un sujeto que lleva haciendo años ejercicio -o eso dice- me comento que lo mejor que podía hacer para sentirme motivado a salir rápido de las lesiones y realizar con más “entusiasmo” el ejercicio era integrarme en alguna actividad donde pudiera comprobar resultados del mismo.

Nunca he sido bueno para los deportes, pero me agrada hacer ejercicio. La alternativa que me vino a la mente enseguida fue una que desde siempre me ha agradado: el tiro con arco. No sé bien a que se deba -aunque conociendo las conclusiones de algunos psicoanalistas a las que han llegado después de estudiar a algunos amantes de armas, prefiero no saber nada al respecto-, pero dicho deporte siempre me ha llamado mucho la atención. El arco, la disciplina y el hecho de que sea un deporte donde el aspecto mental sea lo que más influya -o eso me parece- es lo que quizá ha hecho que me interese seriamente en este deporte.

He enviado un par de mensajes para pedir información -sobre todo para saber si necesito trabajar para comprarme mi propio equipo- pero ninguna respuesta he recibido. Supongo que lo mejor será esperar e investigar regresando de vacaciones.

Supongo que una ayudadita no les vendría mal 😆

Mi interés por los arcos claramente proviene de la admiración que he tenido por los arqueros mongoles.

2.- Billar.

Para quien crea que dicha actividad es propia de vagos demuestran lo poco que saben de esta magnifico deporte. Es creo yo, uno de los sitios idóneos donde la gente puede hacer gala de sus conocimientos sobre geometría y física, así como demostrar que tan bien andan sus niveles de autoestima. Aunque en ocasiones la gente me hace  pensar que estos conocimientos no los tienen tan frescos o sencillamente los han olvidado por completo, sin hablar de su autoestima.  Esto lo digo dada la “frecuencia” con la que gano, aunque creo que mis fanfarreas también cuentan 😛 

En días pasados estuve jugando con algunos compañeros de la secundaria. Lo que me lleva al pero que le encuentro a esta actividad. Al ser una actividad en grupo el problema radica en encontrar a las personas adecuadas para jugar un rato.

Física, geometría básica y psicología es lo que predomina en este deporte. “Vagos” y demás saben jugarlo pero fácilmente pierden el control con algunas buenas fanfarreas.

3.- Ajedrez.

Oh! el ajedrez. Esta es una actividad que desde niño me cautivo pero que mi hermano nunca me dejo practicar debido a que él creía que no tenía -aun- la capacidad para practicarlo. Recuerdo que siempre me quitaba las piezas de ajedrez y solo me dejaba la de las damas 😦

Esta actividad la retome hace poco tiempo, comencé a aprender algunas jugadas básicas -ya que me encontraba bastante oxidado-, pero como nunca encontré alguien -a mi nivel- con quien jugar y poner en práctica lo aprendido decidí abandonarlo.

En la facultad existe un grupo donde además de enseñar cómo jugarlo también se practica. Suena interesante y quizá esta opción sea una de las más viables. Sera cosa de ver que gente se reúne allí. Espero que no se encuentre infestado de puros nerdos.

El shogi, para algunos el hermano japones del ajedrez ¿sera? Yo lo dudo. Este es uno de esos juegos que siempre he querido aprender a jugar pero que se me dificulta en demasía, dado el poco interés que se tiene del mismo. Al menos en este lado del charco.

4.- Cubo de Rubik.

Este cubito es un buen pasatiempo, aunque con una vida útil bastante corta. Una vez que recuerde el algoritmo con que lo arme la última vez la diversión se termina. Aunque quedaría tratar de encontrar otra solución por mi cuenta, algo que podría extenderse por años 🙂

Con este no creo tener demasiados problemas, al menos no por mucho tiempo.  

Aunque no creo poder decir lo mismo de su hermano mayor 😛

Anuncios

Kinect, quizá el mayor aporte de los videojuegos a la vida cotidiana

Si hoy en día existe una industria que a pesar de todos sus aportes aun es vista con cierto recelo o desprecio por parte de la crítica y gran parte de la población, esa es la industria de los videojuegos.

Desde que tengo conciencia, esta industria ha sido vista como un lugar donde la violencia, los tipos raros y lo “diabólico” predominan.

Cosas como estas no son frecuentes en los videojuegos, pero su existencia misma tiene una razón de ser. Es como el desnudo en una película, o eso creo 😛

Grandes aportes esta industria ha hecho tanto para técnicas de animación, pero sobre todo en cuestión de tecnología digital. Un logro dentro del propio internet -del cual siempre se negado a reconocer, por simple vergüenza- han sido las susodichas redes sociales, siendo un claro antecedentes los clanes y pequeños servidores que desde los 90’s se mantenían -y creaban- por comunidades de videojugadores dispuestos a medir sus habilidades con sus potentes módems de 56kbps.

El Kinect -antes conocido como Project Natal- se erige como quizá la mayor aportación de la industria de los videojuegos -que dudo mucho reconozcan c0mo tal- a la vida cotidiana. He de confesar que dicho producto me ha llamado en demasía la atención desde un inicio, claro, no para los videojuegos ya que dichos productos no creo que posean -aun- la velocidad de respuesta que se desea. Además de que no quiero parecer un idiota cuando esté jugando.

Una hilarante manera de expresar el sentir de la llegada de un producto como lo es Kinect a las consolas.

Mi persona resguardaba la ilusión de ver una adaptación pronta a las PC. Lo que nunca me imagine es que seria demasiado pronto. Según algunos rumores que circulan por la red, para el verano del 2011 se lanzara esta tecnología para las PC’s  y algunos televisores.

Si un invento novedoso provendría de algún sitio -mas allá de la supuesta “nueva” tecnología 3D- no podría ser si no de aquel donde nerds, Microsoft –– e israelíes -lo que muchos consideran lo peor de este mundo :lol:- se encontrasen reunidos. Realmente se me “queman las habas” por probar esta tecnología en una PC. Lo único que preocuparía seria que para dicha tecnología se tenga que hacer un cambio total de equipo, algo que creo bien valdría la pena si la tecnología resulta convincente.

Problemas de aprendizaje con la música

Como bien lo mencione en entradas pasadas, estas vacaciones decidí darle un mayor tiempo al estudio de la música.

Antes podía estudiar cerca de una hora diaria, ahora puedo estudiar más. Creía ingenuamente que un incremento en la cantidad de tiempo lograría solucionar fácilmente algunos problemas, en la realidad ello no fue así. Todavía presento algunas complicaciones con los tiempos y la identificación correcta de los intervalos, incluso, cuando en dicho “plan” de estudios se comienza con ritmos fáciles -pop, rock-, cuya subdivisión básica del pulso es mucho menor que la de Jazz o Blues que son los ritmos que me esperan después 😦

Supongo que gran parte de esto se debe a que aun no he podido desarrollar un odio musical lo suficientemente bueno como para evitar estas complicaciones. Lo que me ha pensar que necesito recurrir a algún tipo de auxilio, externo al que me brindan en la página.

Pensaba en buscar algo de bibliografía para usar, la obviedad de tener que rellenar algunas lagunas existentes es lo que debería ser lo primordial, el problema es que no se bien por donde comenzar. El tener un amigo proveniente de la escuela nacional de música -o de algo semejante- es lo que en momentos como estos me hace falta 😦

La otra alternativa ya la lleve a cabo, el problema es que trajo consigo otro par de problemas. Antes de salir de vacaciones empleaba los audífonos Sony MDR-V150 -que son lo que traigo a diario- para poder oír y concentrarme mejor.

La calidad del audio es buena, pero sentí que podía ser mejor, por eso recientemente adquirí este otro par:

Suenan mucho mejor, pero ahora me enfrento a dos problemas:

a) Se me calientan demasiado las orejas, lo que me conduce a no poder tener un largo periodo de estudio sin tener que hacer demasiadas pausas.

b) Dado que me gusto mucho la calidad de sonido, ahora los empleo para todo en la computadora -para el reproductor no, los audífonos que cargo del diario siempre los he empleado para eso, ya que por alguna extraña razón siempre se me terminan rompiendo al cabo de poco tiempo de uso-. El problema es que un pequeño dolor en el oído derecho surge después de un cierto tiempo, lo que me ha conducido a usarlos más que para lo que fueron comprados.

Nunca antes había tenido ese dolor en el odio, y el hecho de que sea en uno solo me conduce a preguntarme si esto es por el nivel de volumen -que creo debería afectar a ambos- o se debe a otro factor -pregunte en otro lado y me dijeron que podía ser por los tapones de cerumen ¿Qué nada más nos sale en un odio? 🙄 –

Resultario desastroso que mis oidos se viesen afectados recien he comenzado a estudiar música. Pero dado que aun tengo varias dudas sobre el motivo del surgimiento de dicho dolor voy a probar con el mismo volumen, pero con los otros audífonos, si sucede lo mismo, entonces ya me estoy quedando sordo, lo que significa que me resignare a escuchar sonidos simples durante toda mi vida 😛

Yo creo que el oír música como esta -que pone mi vecino, un ignorante carnicero- a diario es el verdadero motivo de que mi odio este sufriendo tanto 😛 Por cierto, sonara gracioso, pero apenas ahorita que busque esta video he descubierto quien es la mentada Lady Gaga.

Y no es broma, pero hasta el día de hoy yo visualizaba a Lady Gaga como un ser semejante a Cher, como he oído que le comparan con Madonna :mrgreen: A lo mejor es su hija perdida 😆

El fascismo en mi persona

Desde hace poco más de un mes el promedio de visitas que recibe este blog al día se ha elevado, llegando aproximadamente a unas ochenta visitas al día, algo que en realidad me tiene algo “sorprendido” considerando que cree este blog para no atraer trafico al mismo. He notado con cierta curiosidad que la mayoría de entradas proviene de buscadores apartir de palabras como Hitler, fascismo, existencialismo, entre otras. A partir del día que escribí una entrada cuyo nombre era: Preámbulo a la crítica del Universalismo, estas últimas palabras han ofrecido una cantidad notable de entradas a este blog.

Dado que desde hace tiempo había querido escribir algo sobre el fascismo, he decidió escribir una entrada con cual esbozar de forma sencilla mi manera de ver el fascismo y la razón por la cual decidí adoptarlo como ideología personal. La entrada creo será un poco larga -solo un poco, tratando de omitir los detalles “aburridos”-, esperando que sirva para ofrecer un mejor sabor de boca a todo aquel que visita este blog en busca de una razón de porque el fascismo -a pesar de todas las injurias que se le han hecho- continua vigente, al menos como un ideal romántico para muchos de nosotros.

Bueno, comencemos…

Hoy día, se utiliza el término fascista de forma despectiva para referirse a un gobierno -o persona- autoritario y represor. La facilidad y frecuencia con que el término es empleado, da pie a creer que la gente conoce en verdad la historia de uno de los movimientos sociales más importantes -junto al socialismo- del siglo XX. Lamentablemente ello no podría ser catalogado como cierto.

La muchedumbre en su ingenuidad e ignorancia cree ciega e ilusamente en la letra impresa, cree en todo lo que dice la historia oficial. Aquel -como sucedió con las civilizaciones de América, y por ende en este país (México)- que fue derrotado, ha sido privado de poseer una oportunidad de contar su historia, de defenderse sobre las calumnias realizadas desde una perspectiva diferente, la cual es incapaz de comprender sus ideas. Todo lo que se habla sobre el fascismo proviene de “estudiosos” cuyo país natal estuvo en guerra con este sistema ideológico. Hasta el día de hoy, casi nadie ha tomado en serio  las ideas de los fascistas, todo se explica desde una perspectiva lejana, razón por la cual el término fascista sea realmente desconocido por el ancho de la población quien inmediatamente realiza una asociación tan errónea como: fascismo solamente es el nacionalsocialismo. Esta afirmación debería ser considerada como un completo absurdo y error gravísimo, el cual, por cierto, tanto historiadores como sociólogos han tolerado y/o han permitido,  ya que a partir de la misma se han cimentado todas las criticas -centrándose meramente en la periodo de la guerra, olvidando todo lo que le precedió, restándole con ello importancia. ¡Lo bueno es que hablamos de historiadores imparciales!- que se le imputan al fascismo.  Nadie habla de la defensa del fascismo por la cultura, de su gran aporte tecnológico -nadie habla sobre el secuestro de científicos e intelectuales nazis por parte de los países “libertadores”. La punta del iceberg es lo que se conoce “operación paperclip” -, nadie habla de sus programas sociales, culturales, educativos,  tampoco nadie se atreve a analizar de forma crítica el modelo de nación orgánica. Modelo que a mi parecer supera en demasía al sistema corporativista -donde las personas no son vistas más que como un numero- predominante en la mayoria de las sociedades de occidente, y ni que decir del modelo socialista -igualatorio, donde todo mundo no es más que otro engranaje dentro de toda la maquinaria denominada estado y donde la disfuncionalidad de una sector es solucionada con su inmediato remplazo- al cual unos cuantos aun se aferran.

Bien analizado, el nacionalsocialismo es solamente una vertiente del fascismo italiano, una mera adaptación regional, en este caso, una adaptación netamente alemana. Esta ideología es un fenómeno social no exclusivo de -media- Europa, ya que el mismo se expandió por todo el globo llegando a países tan celosos de su cultura -lo que permitió una identificación natural por las ideas fascistas- como lo son Japón, varios países de Oriente Medio -lo que hoy en día es considerado Irán, Irak, Palestina-, así como de África -sobresaliendo Egipto y el Antiguo Imperio Otomano -. Tal fue su expansión y aceptación, que en determinado momento llego a tener serios conflictos con los demás órdenes sociales. Al final se enfrasco en una guerra -inevitable-, la cual determinaría el sistema a seguir. Como todos sabemos los fascistas perdieron.  

Algo que debiera tenerse en cuenta es que así  como existen diferencias “democracias”, también existen diferentes fascismos. Por ello, el Nacionalsocialismo a diferencia del fascismo italiano realizo algunas adaptaciones que distorsionaban gran parte de su esencia:

1.- La nación orgánica, base de la ideología fascista, fue sustituida en el nacionalsocialismo por la figura del führer, en este caso, Adolf Hitler representaría la nación orgánica, aquello que daba sentido al  trabajo de todo el aparato fascista recaería en una sola persona.

2.- Con la integración de las ideas Völkisch-Racistas, el nacionalsocialismo desvirtuó por completo las ideas iníciales propuestas por el fascismo. Este último, al ser un movimiento nacionalista, veía por el correcto funcionamiento de los aparatos de gobierno. Protegía su identidad cultural, pero jamás realizo distinción alguna sobre “razas” y/o géneros. Cualquier persona dispuesta a ayudar al “engrandecimiento” de la nación seria bien recibida. Clara diferencia con el nacionalsocialismo, quien distinguió y discrimino a las personas por su raza y/o procedencia cultural,  dos de sus principales enemigos ya que los consideraba una amenaza para su pueblo, pero sobre todo, una amenaza directa a su cultura, basados únicamente en la idea de que esta cultura -“aria”- era de las pocas en el globo capaz no solo de sustentar, si no también concebir conocimiento.

La incomprensión del fascismo deviene en gran parte por la sencilla razón de que la mayoría de los historiadores -alineados- evitan y niegan que el fascismo sea una respuesta natural a las acciones realizadas por los países “libertadores” durante el término de la primera guerra mundial y asentadas en el tratado de Versalles.

Aun con la renuencia de muchos de estos historiadores, se ha comenzado a reconocer que el fascismo surgió como un movimiento que vendría a dar solución a las grandes crisis en que se encontraban sumergidos varios países del globo. Constituyo la respuesta a la crisis ideológica, política, económica, cultural y militar que se vivían en varios países después de la gran guerra, así como de la gran depresión. Esto último no debería sorprender a nadie que tenga una precaria noción sobre historia, ya que la misma nos ha demostrado que después de una gran crisis surge -comúnmente- un gobierno “autoritario” que se encarga de restablecer el orden que de otra manera hubiese sido imposible.

En México sucedió exactamente lo mismo. Mario Molina previo -al igual que varios intelectuales de Europa previeron el surgimiento de los movimientos fascistas- en su obra Los grandes problemas nacionales el surgimiento de un gobierno autoritario -que señalaba como necesario-, el cual pocos años después nacería a través de la figura de Porfirio Díaz. Casualmente, y de igual forma que a los fascistas, de este gobierno solamente se estudia los últimos años. Nadie habla de la riqueza, estabilidad y empuje tecnológico que le dio al país. Nadie habla ni estudia la base social sobre la cual se componen dichos momentos -la famosísima clase media-, la cual a su debido tiempo, se encarga de una u otra forma de equilibrar la disparidad social existente. En México esto se conoció como la revolución mexicana, un tema que hoy en día se habla mucho pero se dice poco, un tema que creo vale la pena tratar de forma separada.

Mi idealismo romántico -que muchos critican- me conducen -al igual que a muchos fascistas o filósofos como Heidegger-  a encontrar en la ideología fascista algunas respuestas a las necesidades de nuestro país. La construcción de un país de abajo hacia arriba, con los mejores elementos de su sociedad es lo que platea el fascismo. Los parásitos e imbéciles serán señalados como tal y se les asignaran tareas adecuadas a sus habilidades. Los mejores hombres serán forjados bajo la más dura disciplina para con ello obtener los hombres que sostendrán el país. Los primeros en asumir responsabilidades serán estos hombres, así como los últimos en rendirse.

La creación de una nación unida que puede ser diferente en sus costumbres, pero no así en sus ideas es por lo que trabaja el fascismo. Todos unidos trabajando hombro a hombro para forjar un país prospero en el cual desarrollarnos como seres humanos. Una nación fuerte no se logra si no con la integración de todos sus miembros así como la incorporación de todo aquel que desee aportar su grano de arena. Educación, hospitales, centros de recreación, fomento a la cultura, trabajos dignos, todo ello propone el fascismo y gran parte de ello le brindo a su pueblo en los poco años que pudo existir. Desafortunadamente todo ello lo necesitamos en México desde siempre.

Algunos sociólogos afirman que las ideas fascistas constituyen un camino inviable para un país como el nuestro. Afirman que nuestra cultura y personalidad no permiten la adaptación de estas ideas, que las mismas, más que un adelanto representa un retroceso enorme. Quizás ello sea cierto, quizás no, lo unico cierto es que todos los factores que conducen al surgimiento de un gobierno autoritario se están conjuntando en México. Crisis social, económica, política y cultural están presentes y no hay ningún indicio de cambio. Lo único claro es que las libertades en este país  han comenzado a verse mermadas, y no por la existencia misma de un tipo de gobierno, sino que este se debe a la misma descomposición social, sobre todo, por la predominancia de una clase parasitaria y perezosa que solo vela por su interés propio y que desafortunadamente constituye el grueso de la población. El surgimiento de un gobierno autoritario -como el PRI de los años 40’s- no necesariamente significa que en México se vivirá una crisis mayor, ni se llegara a una limitación extrema de las libertades, privadas originalmente por la sociedad misma. Esto se deduce a partir de la revisión la historia, la cual nos indica que bajo gobiernos autoritarios, donde la ilusión sobre la libertad de decisión de las masas es arrebatada, México ha vivido sus mejores momentos, o por lo menos, en estos periodos ha construido una base solida que sostiene al país durante las décadas posteriores. Lo que me hace suponer que la sumisión de la masa es una respuesta natural de la misma para salir de la crisis que le aqueja.

No con todo lo anterior quiero decir que las libertades -simples percepciones creadas por ideólogos, que durante el último siglo ha sido modelada a la par del mercado (las redes sociales es el mejor ejemplo que me viene a la mente)- deban ser limitadas, pero sí creo que los errores y los mayores problemas de este país deben de comenzar a señalarse y atacarse de raíz desde este momento si lo que se desea es evitar llegar a tales instancias, tratando de una buena vez dejar de repetir patrones de conducta existentes desde siempre. Aunque saben, quizás los grandes esfuerzos que realizan los pocos intelectuales de este país -que por cierto muchos ya ni viven en el mismo- obtendrán siempre resultados pasivos únicamente por la condición inherente del ser humano, corrijo, condición propia de la masa, a la que aludía Vico dentro de su filosofía y que representaba magníficamente dentro de una helicoide.

Pero bueno ¿cuál es el verdadero problema en México, motivo que incita  personas como yo a buscar respuestas en ideologías no aceptadas que claman por la defensa de la identidad cultural?…Bueno el problema real con este país -y ahí porque creo que algo como personas modeladas bajo las ideas fascistas hacen falta de contrapeso en este país- es que desde su nacimiento se ha encontrado en crisis. Padece de un serio problema de identidad. Rechazo su herencia española, se aferro y atrevió a enorgullecerse de una identidad indígena que ahora le era totalmente ajena y desconocida y por lo tanto no le pertenecía, identidad que no se no podía ver más que con la perspectiva de un extranjero. Al hacer esto, los mexicanos nos condenamos a negar nuestra propia existencia y perdimos todo sentido real del lugar que tendríamos que ocupar en el mundo. Desde ese instante México se ha aferrado a cualquier identidad que pudiera robar.

Revisando la historia notaremos que algunas personas quisieron aferrarse a la grandeza de los pueblos indígenas, otros se aferraron a su herencia española y se convirtieron en lo que conocemos como conservadores. Los mexicanos, traumatizados por una serie de sucesivas carencias se han aferrado a todo aquello que vislumbre grandeza. Estas criaturas -aplicable creo yo a toda América Latina- se han limitado a ser unos tristes imitadores del mundo. El problema mayor es que nunca se han dado cuenta que solo se aferran e imitan lo superficial de los demás pueblos. De lo contrario no se podría explicar porque el mismo patrón de conducta se ha repetido desde el nacimiento de este país. En 1820 los mexicanos querían ser como los españoles. Para 1840 se deseaba ser como los franceses, algunos otros aspiraban a ser como los estadounidenses. Para 1910 continuábamos emulando a los vecinos del norte y a los ingleses. Para los años 30 México la sociedad se polarizaba de nueva cuenta -como en sus inicios-, algunos imitaban el modelo soviético, otros a los estadounidenses, mientras que pocos muy pocos se identificaban con los fascistas. En los años 90’s México deseaba ser como los estadounidenses. Hoy en día casualmente con el auge de las potencias asiáticas el mexicano se siente identificado con los asiáticos. Estoy completamente seguro que si se analiza el crecimiento económico y bienestar social de los países que han sido potencia en sus épocas se descubrirá una semejanza mayúscula con la adaptación de ciertos aspectos de la cultura de aquellos en México.

Hoy en día se habla de compartir lo mexicano al mundo, pero yo me pregunto: ¿Qué podría ofrecer un pueblo al mundo, cuando este lo único que ha hecho en toda su existencia es imitar al resto? Algunos otros argumentan que lo mejor que podemos hacer es comenzar a construir nuestra identidad a partir de algo más moderno y dejar de lado todos aquellos “anacronismos” a los que aun se aferran algunos -como el buen Monsivaís a los ideales liberales-. Yo me pregunto: ¿qué acaso no es ello lo que se ha venido haciendo y diciendo estos últimos 200 años?

Si fuese mucho más ingenuo, afirmaciones como las anteriores me harían pensar que Hitler tenia razón en muchos aspectos, sobre todo cuando afirmaba que en este mundo solo existen un puñado de personas creadoras, mientras que la mayoría son solo parásitos que roban comportamientos y conocimientos, alterando por completo su esencia.

Las condiciones actuales de este país, me ha conducido tanto a mí como a muchso otros a la incesante búsqueda de un movimiento centrado más en la persona y en el reconocimiento del esfuerzo en lugar de falacias creadas para los débiles y conformistas mentales.  Lo único que he encontrado en todo este tiempo se encuentra distante de toda lo aceptado, es lejano y desconocido para la gran masa: el fascismo y la filosofía que conduce a la misantropía.

El fascismo hasta el día de hoy representa para mi persona la ideología que me ayudo a forjarme una identidad. Se convirtió en un ideal, un símbolo bajo el cual me he guiado todos estos últimos años. Desechando toda la basura de la ideología, he logrado encontrar un grupo de ideas que logro poner fin a una gran serie de crisis personales que me aquejaban hace algunos años y que se adaptan muy bien a mi personalidad.

Si bien es cierto que muchas de las ideas en las que creo, son hoy en día inviables, no se debe por la impractibilidad de las mismas, sino sencillamente porque nadie hoy en día cree en el poder constructivo de la voluntad del individuo. La mayoría de las ideologías, y aun la misma filosofía, hoy en día se encuentran guiadas por las ciencias y el mercado, la gente no conoce la esencia del espíritu y la voluntad.  La filosofía, la gran encargada de despertar las mentes de las personas se ha vuelto en gran parte sumisa y ha cedido gran terreno a la ciencia. Materializa la filosofía, las ideas de la voluntad quedan prácticamente en el olvido y la fe en un positivismo disfrazado así como la libertad impuesta por el mercado, encuentran el camino libre.

En ocasiones he oído a las personas decirse lo maravilladas que han quedado al apreciar la recuperación de países como Alemania, Japón o Italia, aun después de haber estado en ruinas. La razón de todo ello es que esos grandes países jamás se atrevieron a negar su identidad, se aferraron a lo que eran y a lo que son. Si fueron capaces de levantarse de las cenizas se debió a que comprendieron las consecuencias de sus actos sin negar el antecedente. Lo que me conduce a preguntarme: ¿Sera tal la “grandeza” del mexicano que nos hace creer capaces de avanzar hacia un futuro incierto prescindiendo de las condiciones previas?

A lo largo de la historia, figuras “autoritarias” han surgido de la “nada” para dar solución a las crisis en que se encuentran sumergidos sus contemporáneos. Ello es una realidad que nadie puede ocultar. No existe un mejor gobierno o gobierno ideal. La elección y permanencia del mismo depende del apoyo y aceptación que se tenga sobre la afirmación de que dicho sistema e ideas son las mejores.

Reordenando mí cuarto

Debo reconocer que no soy ni por mucho la persona más ordenada del mundo. Hasta el martes pasado habían transcurrido algunos meses desde la última vez que ordene mi cuarto. Cables aquí, libros por allá, cremas, discos, hojas sueltas por todos lados y poco espacio fue con lo primero que me encontré, y eso tan solo habían transcurrido cuatro meses desde la ultima limpieza 😛

Dado que mi casa se encuentra en total desorden debido a la modificación de algunos espacios, así como por la construcción de unos nuevos, decido unirme al caos y comenzar a reordenar mi cuarto completamente. Una tarea que cansa con solo pensar en llevarla a cabo.

Con las modificaciones que sufre la casa de mis padres, mi cuarto se ha visto beneficiado. Uno de los sofás  de la antigua sala ahora es mío 🙂 A través del mismo he encontrado el elemento que me faltaba para hacer de mi cuarto el lugar perfecto para la lectura. Lo que me hace pensar que cuando este en casa difícilmente saldré de mi cuarto 😛

Para poder darle cabida a dicho mueble me vi forzado en realizar un reacomodo total de las cosas de mi cuarto, lo que me condujo a descubrir que el mismo era visto por algunos de mis hermanos como una “bodega” alterna. De entre todo lo que tuve que sacar de mi cuarto resaltan: dos monitores, dos impresoras, una aspiradora, un escáner así como un montón de libros y revistas que ni leo ni que me interesan leer. Lo peor es que a nadie le importan dichas cosas, mientras que yo los seguía cuidando como si fueran míos 😡

Dado que tengo un buen de tiempo libre, desee llevar aun más alla la personalización de mi cuarto. El siguiente paso era hacer algo con esas paredes. Tenía la idea de cambiarles el color, pero ello representaría demasiado trabajo, aunque lo que más se me dificultaría seria poder encontrar un espacio donde guardar mis cosas mientras pinto. Dado que esa posibilidad es por el momento prácticamente imposible decidir hacer lo obvio: tapizarlas con elementos que me fascinen.

Esta idea de tapizar mis paredes con imágenes y frases desde hace tiempo se encuentra rondando en mi mente, aunque no había tenido oportunidad de llevarla a cabo. Ya había investigado sobre lugares donde me pudieran imprimir imágenes tamaño mural, no sé, algo como de 1.5 metros de largo. Obtenida la dirección de un local dedicado a la imprenta, acudí con la inteción de hacerme una idea de lo que me costaria obtener dichas imagenes. Afortunadamente me atendió una joven bastante amable y “entrenos” me comento que para nada me recomendaba mandar a imprimir algo de tales dimensiones ya que los costos serian muy altos, sobre todo porque eran pocas las piezas a imprimir. Ello suena lógico, considerando que un triste poster de medidas normales -80x60cm- cuesta 200 pesos. Me dijo que lo mejor que podía hacer es recurrir a una alternativa que ella conocía y que de hecho empleaba.

La alternativa no era otra cosa que un programa para imprimir una imagen en tamaño mural. Yo tenía mis dudas respecto a los resultados que ofrecía el programa, pero viendo en YouTube un par de videos creo que he cambiado de opinión. Aunque tendré que probarlo para ver cómo queda.

Ahora mismo estoy en la elección de imágenes. Y aunque tengo tres paredes que puedo ocupar aun tengo mis dudas sobre que poner. Creo que ocupare una pared para una sola imagen, el resto serán imágenes más pequeñas para darle cabida a más personajes que merecen estar en mi misma 😛

Este magnífico mural de Jorge González Camarena se vería de lujo en una de mis paredes ¿no?

Aunque imagnes como esta otra -la cual simplemente me parece maravillosa- no podrían quedar fuera.

Y si, aun me he quedado con las ganas de llevar la personalización a un grado mayor. No se, siempre he deseado tener una iluminación de otro tipo. Algo como un par de estos vendrían de maravilla a mi cuarto.

Y ni que decir de un nuevo modelo cama. Sonara extraño, pero siempre he tenido el deseo de tener una cama de este tipo:

No comprendo bien a que se deba -supongo que en momentos como este es donde brota mi lado gótico u oscuro :lol:-, aunque supongo que es el hecho de siempre duermo boca arriba, sin mencionar el posible efecto que creo proporciona el sentirse “protegido”, pero un sarcófago siempre me ha parecido un medio bastante cómodo para dormir. Aunque habría que  probarlo para emitir un juicio más adecuado. ¿Estoy loco? Quizá si 😆

Sobre la piratería en mi vida

Días atrás decidí escribir una entrada que se titula “Mi definición sobra jazz”. Dicha entrada era un fragmento de otra que trataba de expiar mi culpa que cargo sobre el uso “ilegal” de la música.  

Ese sentimiento esta en todo momento presente en mi persona. Desafortunadamente no es algo que pueda corregir de forma inmediata, aunque si hago un esfuerzo para tratar de hacer el menor daño posible.

Todo esto provino originalmente de un comentario realizado por una persona, la cual dijo que un verdadero amante de la música jamás podría consumir música “pirata”. Dado que gran parte de la música que poseo ha provenido de ese medio, yo no podía quedarme totalmente tranquilo sin pronunciar una palabra que “justifique” mi actuar.

Reconozco que el escuchar música que no se ha pagado es una mala práctica que con el tiempo he de ir corrigiendo. El problema de tener que recurrir a tales métodos se debe no tanto a que no desee realmente pagar por la música que deseo. Ello se debe simplemente a dos motivos fundamentales.

1.- El mayor de todos son los altos costos que implican pagar por la música que escucho. A diferencia de otros países en México el Jazz -cuando hablo de Jazz, no hago referencia a algo como Kenny G- es un género musical cuyos costos son bastante mas elevados que el resto de los géneros. Totalmente opuesto a lo que ocurre con la música académica.

2.- Aunque deseara adquirir discos de Jazz -no “masivo”- ello me resultaría prácticamente imposible ya que en México sencillamente no se venden. Para ello tendría que adquirirlos a través de Amazon y los costos de envió dispararían en demasía el precio, lo que me conduciría al primer punto.

No con ello deseo justificar mi conducta -aunque si limpiar mi conciencia-, pero por el momento me parece imposible adquirir -toda- la música que deseo en la forma correcta. De hecho, la misma conducta la tenía con los videojuegos hasta hace poco, lo que me da esperanzas de poder corregir tan reprobable conducta.

Dado que no pienso trabajar de tiempo completo sino hasta concluir el doctorado, pero sobre todo, porque no creo que lo más conveniente sea trabajar ahora que puedo realizar gran cantidad de cosas, las cuales estoy completamente seguro que dentro de unos 10 años serán prácticamente imposibles de realizar, desconozco cuando podre compensar mis fallas. Lo que sí es completamente seguro es que el día que mi poder adquisitivo no tambalee tanto, comenzare a adquirir más prontamente toda la música que tengo de forma “ilegal” -yo prefiero decir prestada, ya que después pagare por ella-.

Este es el último disco que adquirí. Lo deseaba en LP pero ya no lo tenían en existencias 😦 Una verdadera joya que sencillamente no podia tener de forma ilegal. Si esta pieza no te conmueve tienes serios problemas 😛

También deseo este concierto -solo es un fragmento de la que quizá es la mejor pieza del mismo-, solamente que no he encontrado un lugar donde lo vendan 😦

Sobre la hipocresía del mexicano

Para los economistas teóricos, los momentos de crisis, donde el sistema colapsa y muestra sus debilidades y errores, es quizá el más útil de todos. Solo cuando se detectan las fallas del sistema es cuando se pueden corroborar teorías y plantear nuevos ajustes al modelo vigente. Fue así que durante sus estudios sobre los efectos de la gran depresión, el gran economista John Maynard Keynes pudo plantear su modelo económico a través de la obra Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero.

Lo mismo sucede para muchas aéreas de las humanidades y las ciencias. Para tener que corroborar tus teorías debes llevarlas al plano de lo práctico, y en algunos casos -sobre todo en las ciencias- debes de conducir al límite tu modelo para obtener las fallas y comenzar a trabajar en las mismas, de lo contrario los avances en dicha área serian algo cercano a lo precario.

A lo que voy con todo esto a lo siguiente: ¿Por qué los psicólogos y sociólogos no ofrecen algún tipo de respuesta sobre la conducta de las personas de este país en momentos donde se quitan la careta y demuestran su verdadera esencia? Creo yo que pocas cosas como el futbol consiguen mostrar la verdadera esencia de la conducta del mexicano como para pasar por alto dicho evento. Restarle importancia y relegarlo a un simple “evento deportivo sin valor alguno”, es un error grave que no debería de cometerse.  

Al mexicano siempre se le a estereotipado como un ser trabajador, víctima de las circunstancias y un mártir de la historia. La gente tan cómoda con el estereotipo no tiene interés alguno en desecharlo, por el contrario, abusa del mismo de sobremanera.

“Al ser yo víctima del mundo, puedo responder de la misma forma que los agresores, con la excepción de que mi conducta se encuentra justificada”. Bajo esta premisa la gran mayoría de los mexicanos ha construido su doble moral.

La hipocresía del mexicano en la vida se ve claramente reflejada hacia su hipocresía en el futbol. Cuando se dice selección mexicana de futbol todo mundo expresa su opinión. Cuando la selección no sufre de grandes tropiezos, todo mundo afirma ser seguidor fiel del equipo, muchos otros que ni siquiera ven los partidos regulares, regresan entusiasmados para observar “los logros de su selección”, pero, cuando las cosas son totalmente contrarias, las personas arremeten y descalifican a todo el equipo bajo una critica infundada -al igual que sus elogios-.

El futbol en este caso es lo de menos, lo importante creo yo es observar la conducta interesada de las personas así como su hipocresía y doble moral. Si somos incapaces de apreciar esos detalles tan obvios, significa que entonces no estamos listos para comenzar a corregir los grandes errores de este país.

Ejemplos de ello abundan. Por ejemplo, hoy en día se cree poseer la autoridad moral para hablar y exigir por los mexicanos ilegales en los Estados Unidos. Me molesta que se rasguen las vestiduras cuando se toma el tema, pero más me molesta que nadie mencione nada sobre como nuestro país es un sitio donde el respeto por el inmigrante es prácticamente inexistente. Tenemos el “valor” de exigir la promulgación de leyes en otros países, cuando no estamos ni cercas de promulgar leyes como las que exigimos. Y lo peor es que durante décadas no hemos hecho nada para evitar que toda esa masa de gente deje de abandonar el país.

El día de ayer, intentando “despedirme” de uno de los hombres de este país que mas me han influenciado, me he encontrado con una masa enorme de personas. No pude estar demasiado tiempo en espera, me molesto que mucha gente que se encontraba a mí alrededor viera ello mas como un espectáculo que como una muestra de respeto por alguien que ha aportado demasiado al país. Sigo sin comprender el motivo por el cual la gente se atrevió a acudir a despedirse de alguien que ni siquiera conoce.

No sé bien a que se deba, pero así como llegue decidí marcharme sin poder entrar al recinto donde se encontraba el féretro de Monsiváis. Supongo que habre pensado que lo mejor era irme y dejar que el público que tanto defendió Monsiváis fuera el que estuviese cerca de él. De verdad espero que ese entusiasmo que mostraron ayer sea tan fuerte como para conducir a las mismas personas a leer la obra de aquel hombre que decidieron homenajear y no se trate de una más de sus estúpidas e interesadas conductas que tanto gustan mostrar. De lo contrario me gustaría saber de cuantos grandes hombres necesitara este pueblo de hipócritas para comenzar a actuar de una forma más seria.

¿Déjà vu?