¿Tiempo de visitar a un especialista?

No comprendo bien a que se deba, pero durante estas vacaciones tuve una especie de sucesos bastante extraños mientras dormía.

Durante dicha actividad he tenido espacios de tiempo en los cuales despierto y a partir de lo soñado prosigo con una conversación -conmigo mismo- en la que comienzo a enlazar ideas que surgen de manera tan rápida en mi mente que fácilmente llego a una conclusión -menos de una hora dura el episodio-. Antes de volver a dormir, me quedo con una sensación de “satisfacción” por las ideas a las que llegue, pero que esta se disuelve para la mañana.

A estas conclusiones muchos de mis pensamientos habituales se anteponen, ya que me parecen demasiado radicales como para ponerlos en práctica. En ocasiones me pareciera que una persona distinta a la mía es la que estuvo despierta durante esa noche.

Lo que más me sorprendió es que en una noche una sensación de tristeza me invadió rápidamente a tal grado que de no haber “reaccionado” hubiese terminado derramando algunas lágrimas. En la mañana al recordar el suceso simplemente me pregunte ¿qué demonios provoco dicha situación?

Decía el buen Freud que durante el sueño el inconsciente encontraba un pequeño espacio por el cual se podía escapar de la censura de nuestra conciencia. Yo me pregunto si estas conclusiones a las que llego son parte de mi inconsciente quien las dictamina o que son. Esto lo menciono por la facilidad con que llegan las ideas y como estas se van ordenando una tras otra para llegar fácilmente a algún sitio, como si ya tuvieran un inicio bien elaborado, y una idea de donde se desea llegar.

Tengo algunas dudas y estaba pensando en acudir con algún especialista que me pueda dar una asesoría para saber si esto es algo normal o realmente requiere de alguna forma de “ayuda”. Y aunque el hospital que hasta ahora me ha brindado servicios de salud es bastante bueno, no podría saber que tal andarían en el ámbito psicológico -aunque primero necesito saber qué tipo de servicios brindan en dicha área-. Siempre se me han hecho bastantes fríos, aunque no tendría de otra si requiero de un servicio prolongado.

Quizás si me ha hecho más daño del que creí el estar tanto tiempo solo.

Aun tengo mis dudas, yo preferiría primero intentar en otro lado.

Hace tiempo yo acompañaba a un amigo mío a las citas que le habían programado en dicha facultad. Lo suyo era depresión post matrimonio -¿asi se dira?- y creo que le ayudaron mucho. Aunque nunca supe como las obtuvo, ni tampoco deseo recordarle dicho episodio, aunque con las posibilidades que tengo ahora creo que tendré que hacerlo.

También quisiera saber algo más sobre mi supuesta “misantropía”. De ello hablare en unos días ya que creo bien vale la pena.

¿Nuevo llamado?

Me rehusaba a hablar sobre este tema, ya que creí que era solo pasajero. El hecho de que haya durado ya varias semanas me llama la atención.

Quizá sea otra muestra de inconformidad respecto a la situación actual, o quizás el hecho de que algunos “analistas políticos” se encuentren en una postura a favor del surgimiento de “derechas e izquierdas” radicales que contribuyan a la salida del estancamiento en el que “nuestra democracia” se encuentra, es lo que de alguna manera u otra ha fomentado este tipo de manifestaciones. Dependiendo del factor que la ha hecho resurgir, la única realidad es que está presente de nueva cuenta y el hecho de que gente que llevo tiempo sin contactar me busque, provoca una sensación de entre escalofríos y extrañeza al mismo tiempo.

El siguiente mensaje es un ejemplo de lo que está pasando en varios de esos grupos. Que de no ser porque aun mantengo cierto contacto con los mismos, nada sabría.

Nacionalistas mexicanos:

Ante la cercanía de la celebración de Independencia y la actual situación social de México, se convoca a todos los nacionalistas a participar en las actividades del socialismo nacional, que se llevaran a cabo a partir del día de hoy (8 de julio) en la zona metropolitana y en la capital de nuestro país.

Las actividades son las siguientes, volanteo nacionalista, celebraciones en conmemoración del nacimiento de nuestra cultura, entrenamiento y capacitacion deportiva, asi como difusión de las actividades del colectivo.

Para mayor información comunicarse o contestar por este medio quien esté interesado mas tardar el próximo sábado.

Jefatura Nacional

Orden y liderazo firme para la supremacia de México.

 ¿Y cuántos debo imprimir? 😆 Al menos es bonita su propaganda 😛

Lo más preocupante es que algunos individuos que actualmente se estan integrando a estos movimientos no son lo más adecuado que digamos. La ignorancia los constituye, aunque ello creo, no es exclusivo de este movimiento.

Elección escolar

Se supone que este semestre debería ser el último en mi carrera, eso claro, si no me hubiese detenido por un año al ingresar. Las dudas me tragaron completamente en un inicio, y por este periodo de tiempo me sentí perdido dentro de los pasillos de la facultad.

De no ser porque algunos profesores -sobre todo un par de investigadores que me dieron clases- para estos momentos es seguro que yo hubiese dejado la facultad y estaría estudiando otra cosa.

En agosto próximo comenzare el séptimo semestre. Mis últimas calificaciones me alentaron en demasía y me hicieron creer que ningún problema de aquí al fin de la carrera se me presentaría. Error.

Mi afán por obtener buenas notas se conjugo con el desprecio que tengo por algunas materias dando como resultado un freno a mi avance, el cual desconocía hasta unas semanas atrás.

En mi facultad existe lo que se llama bloque móvil. Lo que no es otra cosa que un intervalo de 2 años -cuatro semestres- de materias en las cuales te puedes inscribir. Mientras debas alguna materia de algún semestre anterior no podrás avanzar. Ello me ha sucedido a mí.

La materia en cuestión es “programación avanzada y métodos numéricos”. Una materia de tercer semestre que nunca curse por el simple hecho de que los profesores que la imparten -junto con los que computación para ingenieros- apestan. La asignación de profesores es de lo peor y allí te puedes encontrar a un sujeto que durante una clase te hable de “programación” y a la siguiente te puede estar hablando de algebra, calculo o estática -no son profesores “especializados”-. Una verdadera burla.

La materia en realidad es de lo más sencillo, ya que es un curso de tres horas a la semana, donde se te “enseñan” elementos tan básicos de la programación como son los apuntadores, las estructuras y algunas cosillas como la herencia. Al menos eso dice el programa, pero ello no lo puedo afirmar o desmentir porque la única vez que me inscribí decidí abandonarla. Esto por el hecho de que mi profesor de dicha materia era el mismo que me dio algebra -la cual también abandone y aprobé en el final- lo que me decía que de allí no aprendería más que lecciones del buen dormir.

Ayer a las dieciocho otras me toco el turno de inscribirme. No puedo negar que me sentí bastante deprimido al ver el nulo panorama que se me presentaba. Solo ingrese una de las materias que se me permitían -aun “debo” literatura Hispanoamérica y ética profesional por razones obvias. Una pista, el contenido del examen de la primera asignatura se anuncia en una cartulina que se pega en los pizarrones de la facultad. Tres libros se deben leer y sobre los mismos se harán preguntas en el extraordinario – e imprimí el comprobante. Por supuesto que no estoy dispuesto a perder el tiempo en cursar dicha materia. Ello solo lo hice para que no se me considere que rechace la inscripción y tenga que solicitar un “permiso” el próximo semestre.

La noche de ayer sencillamente no pude dormir. Mi mente no me dejo en paz, y aunque sobre ello ya había meditado días atrás, sencillamente no he llegado a ninguna conclusión.

Solo una alternativa real tengo para proseguir el avance sin demasiados problemas. Realizar el examen de la materia que me detuvo en la primer ronda de extraordinarios, y entrar al resto de las clases como “oyente” -esto aplica solamente en mi facultad y no es válido en mi persona, ya que esto se encuentra reservado única y exclusivamente a alumnos que han “gastado” sus dos inscripciones a las materias. Como alternativa pueden acudir con el profesor, expresarle el deseo de querer cursar la materia con él y mediante el examen final aprobar la materia. Eso aplica en el anexo, en el principal gran parte de los profesores se limitan a calificar a los oyentes como alumnos regulares ya que no existe una coordinación que diseñe los finales, y el mismo queda a criterio del profesor-pero sin llenar la solicitud ya que no sería aceptada por la coordinación. Seria entrar a escuchar las clases y aprobar tres -ya que solo puedo hacer cuatro extraordinarios por semestre- en los extraordinarios.

El dilema al que me enfrento en dicha situación es que mi persona se encuentra en una postura de rechazo total por la opción que se me presenta. Lo mismo ocurrió en el CELE el semestre pasado -donde tenía que despojarme de mi dignidad y rogar por un espacio- donde obtuve un espacio-gracias a los frutos de una amistad conseguida esos días :lol:- pero que al final opte por no aceptarlo por el simple hecho de que mi persona le incomodaba la forma en cómo fui aceptado.

Soy sumamente orgulloso, conozco mis capacidades, y ello me impide tomar algo que no me fue cedido de buena forma. El entrar a un salón al cual no pertenezco es algo que no creo soportar.

Mi persona me dice: vamos a estudiar por nuestra cuenta, solamente consigue los planes de estudio y los libros adecuados.

Lo que no sé es si hacerle caso, ya que si fallo, me retrasaría un semestre mas -algo que se me presenta como inadmisible-. Pero, si consigo aprobar todas las materias que se me permite, estaría cortando otro lazo de dependencia. El problema de lo segundo es el saber lo que sucedería con mi ego al descubrir que mi aprendizaje hoy en día solo dependería de mi persona y nada más. Sin mencionar que el solo hecho de saber quizá me anime a terminar mi carrera en dicha forma, y ello sería estarle apostando a no equivocarme en nada.

No sé qué hacer. En verdad me encuentro en un serio problema, lo peor es saber que en cualquier caso algo radical le sucederá a mi orgullo, y por ende, a mi persona. O termina por los suelos o se eleva hasta el cielo. Cualquiera de las dos opciones no son nada deseables, por lo que creo que lo mejor es intentar hallar una tercera en estos últimos días que me quedan.

Lo que aun no puedo comprender es como fui capaz de olvidar presentar dicho extraordinario. Si lo hubiese hecho, nada de esto estaría pasando.

Las preguntas interesante son: ¿Qué es mi mente? ¿Hasta qué punto un hombre como yo puede construirla sin necesidad de ayuda? ¿Necesitare de algo más que disciplina y constancia para lograrlo?

El haber dudado tanto tiempo en otras ocasiones me ha conducido a perder algunos años de mi vida. Espero no volver a cometer el mismo error.

¿Por qué sencillamente no puedo dejar de escucharte?

Hace unos días puse un video de Emilie Autumn con el único fin de “darla a conocer” y recordarme que debía escucharla. Lo que jamás pensé fue que la escucharía tanto estos días, a tal grado que es su voz la que más he odio estos días. Espero que hablando de ti, tu música decida abandonarme por algunos días 🙂

Esta canción en especial da vueltas solamente da vueltas en mi cabeza una y otra vez. La razón la desconozco, pero sencillamente me parece genial 😛

 Yo quiero una compañera -y no precisamente de clases- así 😛 ¿Por qué no he encontrado mujeres como ella en México?

De quien quizá es la única persona hoy en día puede mofarse fácilmente de mi

Desde la semana pasada comencé a tener algunos problemas con el monitor, a los cuales reste importancia por el simple hecho de que estaba realizando cambios entre la tarjeta aceleradora que había recibido y la tarjeta madre.

Pequeñas líneas comenzaron a aparecer en la pantalla, las cuales fueron aumentando gradualmente hasta llegar a un punto en el que estas hacían molesta la visibilidad y el monitor dejaba se quedaba sin señal por cosa de un segundo. Ello fue lo que encendió las alarmas y me hizo pensar que algo en verdad comenzaba a andar mal.

No iba ni transcurrido el segundo día -era el domingo para ser exactos- desde que me había puesto en marcha -con algo de pereza :-P- para resolver el problema cuando uno de mis hermanos me comento que su monitor ya estaba comenzando a fallar debido a la aparición de líneas en su pantalla. Otro de mis hermanos -ingeniero en computación- oyó lo dicho y comento que exactamente lo mismo le sucedía al suyo. Algo raro pasaba y cuando cada uno de los tres quienes creíamos que poseíamos problemas aislados, en un instante descubrimos que ello era un problema en la red de la casa.

Al igual que yo, mi hermano ya se había puesto en marcha para resolver su problema y había descartado el problema físico en su monitor. Ahora queda resolver que sucedía, pero sobre todo como había pasado.

El día de ayer me centre en descartar que el monitor sufriera de algún problema físico. Y hoy -solo un rato debido estuve ausente por algunas horas- comencé con la revisión en la máquina para tratar de encontrar una falla en el software, pero sobre todo me centre en la búsqueda algún virus. Para mi sorpresa -ya que según yo, mi maquina se encontraba bien protegida- me he encontrado con un par de ellos en la carpeta de Windows y ambos están relacionados con funciones de video. Supuse que había encontrado la respuesta, y ahora todo se resumía en poder eliminarnos -dado que son archivos esenciales que requiere el sistema operativo, el antivirus no los puede eliminar-. Dado que tenia que inscribirme, tuve que posponer dicha labor para mañana.

Más o menos a las siete de la tarde, yo le comente a mi hermano que creía haber encontrado la falla, para mi mala suerte, mi hermano ya encontró la falla -o eso cree- y me comento que su máquina ya está funcionando normalmente. El se fue más por el hardware -supongo que mucho tiene que ver que se haya especializado en redes-, mientras que yo lo hice por el software -creo que no es necesario decir en que me estoy especializando-. Todo este tiempo trabaje esperando poder encontrar la solución antes que mi hermano y ello no salió como yo esperaba.  

Desde que recuerdo siempre he estado pasos atrás de mi hermano -su edad ayuda mucho, aunque solo me lleve poco más de 5 años-  pero sobre todo a su sombra. De él he aprendido demasiado, y gran parte del conocimiento que tengo en computación se lo debo gracias a él. Algo que agradezco pero que en ocasiones molesta, sobre todo cuando vas a algún lado que el frecuentaba y alguien solo se te acerca para decirte: ¿Tu eres el hermano de Roberto, verdad?

Hoy creí que por primera vez le podía ganar, que por primera vez podría desprenderme de su sombra, pero parece ser que ello no va a ser posible por lo menos dentro de los próximos años. Supongo por ello, siempre que se “descompone” una computadora o se necesita alguna asesoría por la misma recurren primer a mi hermano y luego a mi hermano 😦

Y para terminar de despojarme de mi autoestima, al final me dijo:

“Nada mas dejo bien la otra maquina y si quieres mañana o pasado arreglo la tuya”.

Y tan bien que iba el día hasta antes de de las siete 😡

Supongo que algo podre recuperar algo si averiguo y advierto como fue que todo ello pudo pasar 🙂

Y después de cuatro semanas

Ya sé que este es un tema sumamente banal, pero al menos esta pequeña anécdota elevo en mucho mi buen humor el día de hoy 🙂 Aunque despues todo se arruino 😦

Habían transcurrido ya cuatro semanas desde la última vez que me puse mi ropa “habitual”.

Varios años han pasado desde la última vez que salí a la calle vestido de forma “normal”. De hecho, la gran mayoría de las personas que me ve ocasionalmente, desconoce mi apariencia sin mi gabardina, y mis botas.

Me agrado el hecho de pasar un poco más desapercibido dentro de toda la masa. Y aunque solo fueron un par de veces esta última semana, ello no quita que no lo haya disfrutado 😀 Aunque con la ausencia de la gabardina y botas, varias costumbres o “manías” que tengo al caminar -y sobre todo al subir escaleras- y que ahora eran innecesarias me hicieron sentir extraño por alguna instante.

No puedo negar que por momentos la extrañaba, ya que una sensación de desnudo -por lo menos en la parte inferior del cuerpo- me invadía. Y eso me dio un aire de desconfianza al caminar.

Hoy tenía que ir a la escuela a entregar libros, y mi ropa habitual volvió. El volver a verme con mi gabardina me recordó varios momentos de cuando por primera vez use una.

Quizá sea vanidad pura, pero no pude dejar de sonreír al verme de nuevo con mi ropa.

 Sencillamente la necesita, ya que dejarla guardaba, significo hacer lo mismo con mi ideología. Y no es que la ropa me dé forma como persona, ni que tampoco depende de la misma, pero el poder trasladar y reflejar en mi persona, algunas de las ideas que conforman mi manera de pensar es algo por lo que siempre he trabajado.

Lo único malo de todo esto, es que el dejar de usar las botas por varias semanas ha ocasionado un fuerte dolor en mi rodilla izquierda. No sé si sea el desuso, pero si estoy en lo cierto y el calzado es el que me está provocando estos dolores en la rodilla -como sospeche hace tiempo, aunque se lo adjudique a otro factor – es momento de pensar en remediar el asunto. A menos claro que como dijo mi hermano, este tratando de imitar la imagen del doctor cojo 😛

 

Esta foto la tome hace tiempo en el baño de la facultad -como extraño ese peinado :-P- y así de desdibujado como me veo en la foto, era como en mi mente yacía la imagen de mi persona. De hecho cuando me volví a ver me pareció que algo había cambiado 🙂

¿Mi modelo a seguir? 😆 Esa si fue buena.