Concierto Calacas Jazz Band Facultad de Ingeniería

Desde lo sucedido con los pasados conciertos de mediados de septiembre, algunas de las cuentas de redes sociales han recobrado importancia, muy en especial Facebook.

Qué tipo de Jazz es el que más me agrada, me han cuestionado…Imposible de responder dicha pregunta. Aunque puedo mencionar que el jazz de la vieja escuela, el acústico, el creado a inicios del siglo XX es uno de los que más me gusta 😀

Recién he terminado de comer y estaba revisando mi correo, cuando con sumo agrado noto que he recibido una notificación de Facebook sobre el concierto que Calacas Jazz Band ofrecerá el próximo martes en la facultad donde estudio 😀

Para quien no los conozca -que supongo son muchos- Calacas Jazz Band es una banda originaria de México Distrito Federal. Se caracteriza por tocar un jazz de la vieja usanza, tradicional, o sea, netamente acústico y que se acerca de forma notable al sonido propio del Dixieland -nombre que se le daba al Jazz creado por los blancos tratando de “imitar” el sonido creado por los negros (de Nueva Orleans)-.

Para mi persona y para mi oído esta banda resulta sumamente gratificante. Lo malo es que es sumamente difícil poder oírlos con frecuencia y mucho más lo es conseguir sus discos 😦

Quiero ir a su concierto, el problema es que en caso de ir tendría que salirme antes de mi clase del Dr. Herrera, o simplemente no ir. Lo que no se puede ya que tengo que entregar algunas tareas que dejo para ese día. Si nota que me escapo antes de tiempo seguro me la cobra el Jueves 😦

Mientras llega el martes, voy pensando que hacer 😀

Hasta que por fin se animan a llevarnos algo bueno. A ver como los reciben en la Facultad.

Como me gusta ese sonido…

Anuncios

Clases de religión con Octavio

El día de hoy tuve un sueño bastante extraño.

No recuerdo el inicio del mismo, tan solo recuerdo que me encontraba en un salón de clases escalofriante parecido a los de la primaria que acudía. Mi profesor era un sujeto que no imparte clase alguna y nos hablaba de cosas bastante bizarras.

Era sumamente extraño el sueño ya que jamás me vi a mi mismo, si no que solamente veía el salón y muy en especial al sujeto que nos decía temas bastante bizarros. De entre todo salió la palabra transubstanciación.

Yo la comencé a definir como un concepto propio de la religión cristiana, después de ello comencé a decir un buen de incoherencias en bruto, cosas sin ningún sentido que yo mismo no entendí. Como respuesta del sujeto, recibí un reglazo -tenia uno de esos metros de madera- en lo que al parecer era el lugar donde estaba mi cabeza, aludiendo crédito parcial -¿¡y por eso me da un reglazo!?

Después de decir otro montón de barbaridades que tampoco recuerdo haber comprendido, afirmo que la transubstanciación era también conocido como el proceso de cambio mediante el cual Cristo ofrecía su carne y sangre como pan y vino a los hombres, algo así.

Decía Freud que en muchos casos, durante nuestros sueños vemos nuestros propios pensamientos en boca de otras personas. Difícilmente los veremos en las nuestras. Y dado que yo jamás vi mi cuerpo, y recibí un correctivo del sujeto que escuchaba por ofrecer una respuesta incorrecta, parece que tal vez ese sujeto de enfrente era mi persona proyectada en otro ser.

El sueño me resulto en demasía gracioso, ya que al despertar no pude siquiera pronunciar de manera correcta la palabra transubstanciación, aun cuando en el sueño la pronunciaba correctamente. Me resulta interesante el saber porque en mi sueño se hablaba de religión y no de otras cosas, ya que hasta donde se, la religión tal y como se maneja hoy en día me resulta un tema demasiado banal.

Es gracioso y quizás responda a una “interpretación” errónea de mi sueño. Pero mi esta es correcta, y era yo el que estaba enfrente, y otra parte de mi ser la que respondía, me hubiese gustado muchísimo experimentar dentro de ese sueño, solamente que de otros temas y de una forma mucho mas consciente. Lastima 😦

Si fuese un ingenuo creyente, diría que este es un mensaje de Dios para encaminar de nueva cuenta al camino de la fe. No gracias prefiero el de la razón relativa 😛

Ojala existiera un forma de entrar en contacto permanente con nuestra parte reprimida. Siempre he creído que en dicho lugar se guarda un enriquecimiento inmenso 😦

Un trió que me hace falta

Tenía ideado escribir esta entrada como una especie de critica a nuestra historia. La cual creo aburriría demasiado a la mayoría de las personas -bueno, a quien engaño, solo yo la leería-. Ya la tenía escrita, y aunque el resultado me ha gustado mucho, creo que lo mejor es tomar una pregunta que se plantea en dichas líneas y expresarlas como una necesidad -deseada o no- humana.

Este año no he leído casi nada de historia, y casi siempre que lo hago me encuentro con serios conflictos dentro de la misma. El periodo de independencia me aburre, mientras que la guerra de reforma, pero sobre todo, la revolución cautivan en demasía mi interés.

Siempre he leído un tipo de historia en específica. Con una clara vertiente hacia el pensamiento liberal -aunque la gente dice que soy conservador, no sé porque :-P-que incluyen un buen de nombre tales como: Daniel Cosió Villegas, Josefina Zoraida Vázquez, Arnaldo Córdova, Patricia Galeana, así como de autores de bastantes años atras como son Andrés Molina o Miguel Galindo y Galindo, sin olvidar mencionar algunos ensayos de figuras como Carlos Monsiváis y Octavio Paz.

Resulta irónico, pero ha sido del lado pensamiento liberal donde las grandes figuras han sido derruidas para intentar colocarlas en el lugar que se merecen. Logrando desmitificar a figuras como Emiliano Zapata, Miguel Hidalgo, Pancho Villa, Benito Juárez, Agustín de Iturbide o Porfirio Díaz.

Una pregunta siempre he tenido en claro desde que he “estudiado” la independencia de México:

¿Sería posible que la historia como tal se “modificara” y se dejase ver lo que llamamos movimiento insurgente como el inicio de nuestra independencia para verla como un antecedente claro a la misma? Tal y como se ha comenzado a deslindar a los hermanos Flores Magón como precursores -ya que para 1910 sus ideas eran totalmente indiferentes por su radicalismo- de la revolución -arnaldo cordova – la revolución y el estado en México- asignandoles un papel de reflejo de la situación en aquellos años.

Aquel que sepa algo de historia reconoce que los insurgentes estaban derrotados, y no fueron ellos quienes terminaron “la guerra de independencia”. De allí que surgieran el movimiento conservador y liberal, etc., etc.

Dudas como estas abundan en mi mente, las cuales siempre me han intrigado, pero dado que no tengo el conocimiento, ni el arrojo para afirmarlas, mejor me las guardo en mi mente. Pienso que lo mejor que podría hacer es encontrar con alguna persona que estudiara historia para recibir un poco de su ayuda.

Lo mismo ocurre para otros ámbitos como la filosofía -una persona que tenga estudios formales realmente me urge :-P- o la música. En el resto de las plazas creo que ya están bien cubiertas. Y aunque todo parece indicarme que dichas personas las puedo hallar en Filos, no conozca a nadie que estudie allí, y eso de saludar de forma amable y comenzar a hacer la plática no se me da, ya que como dije antes, actuar de forma cordial y amable -o sea falsamente- hacia con un completo desconocido se hace sentir como un imbécil 😛 Así que la gran pregunta es:

¿Por dónde se podría empezar, por donde?

Es gracioso, pero creo que me hace mas falta la “amistad” de un filosofo que de un ingeniero 🙂

¿La música masiva puede servir para guiar a las personas al jazz?

Mi cuarto es quizá el único espacio que conozco donde realmente me siento cómodo. Tiempo atrás deseaba cubrir una pared entera con un espejo. Quería reflejarme y ver mi persona desde una perspectiva ajena a la que he tenido todos estos años. Quizá con ello lograría comprender algunos aspectos que hasta dicho momento me parecían extraños.

Con el paso del tiempo he conseguido reunir una serie de elementos que dispersos no dicen absolutamente nada, pero que todos juntos son un muestra clara de lo que es mi persona.  

A mi derecha se encuentra el antiguo sillón de la familia, junto a él, mi pequeña colección de libros. La mayoría de ellos son despreciados por el gran público, las grandes editoriales y en casos extremos, simplemente no se permiten publicar en varios países del globo. La gran mayoría no son considerados siquiera para ser trasladados al formato digital.

Detrás de mí se encuentran mis dos camas -creo que de ello ya he hablado antes- y una pared donde se encuentran Schopenhauer, Kant, Nietzsche y Hitler. A mi derecha -donde antes tenía poster de videojuegos- ahora se encuentra la impresión del mural que lleva por nombre la fusión de dos culturas. Como la impresión de prueba  -que finalmente no fue de prueba- no cubre toda la pared, esta se encuentra flanqueada por quienes quizá son los dos músicos que más respeto: el gran Miles Davis junto a Keith Jarrett.

Justo al entrar a mi cuarto, lo primero que se observa  -ya que dificulta el paso :-(-  es mi aparato para hacer ejercicio y mi closet de ropa -el cual, por alguna perezosa razón siempre está abierto :-P-. Y aunque dudo mucho que ello sea lo primero que se observe, en la tercera pared tengo a mas músicos -John Coltrane, Kenny Garrett, Jan Garbarek y Sonny Rollins, entre otros.-  aunque una vez sentado al frente de la computadora estas imágenes si llegan a llamar mucho la atención. Sobre todo si se trata de una persona paranoica que se siente observada.

¿En que pueden influir imágenes como estas en una persona?

Disculparan esta pequeña descripción de mi habitación, pero tenía que hacerla -quizá con tenerla presente en mente serviría- para poder realizar una pregunta: ¿En qué forma este sitio puede influir a una niña de 12 años? La persona en cuestión no es otra que mi sobrina, quien tiene que realizar una cantidad enorme de tarea inservible -¿investigar en qué año se invento la música? ¿Por qué no preguntan mejor investigar el contexto en el que la música nació?-. Por lo que requiere de un equipo de cómputo para poder realizarla, así como un medio de distracción para sus ratos libres. Mi cuarto siempre ha estado abierto y ella, por cuestiones de necesidad y de ocio entra al mismo casi a diario.

En fines de semana mientras yo hago mi tarea ella acude con ciertas dudas -sobre todo de matemáticas-, y dado que no le gusta realizar varios viajes para traer algo que se le haya olvidado, siempre, o casi siempre, se trae todas sus cosas. Ya que es común que en el momento en que estoy en mi habitación escucho música, mi sobrina ha comenzado a cambiar un poco su perspectiva sobre lo que al inicio consideraba como “música para viejitos.”

Inicialmente me instigaba para que pusiera otra cosa. Dado que nunca le hice caso, comenzó por decir nada al respecto. Con el paso del tiempo he notado que su nivel de disgusto por dicha música ha disminuido. Y en otras ocasiones da muestras de reconocer a ciertos músicos, afirmando que es la misma canción o una demasiado parecida. Lo que es incorrecto, aunque es bueno saber que comienza su odio a diferenciar entre los saxofonistas, trompetistas o pianistas que escucho.

El día de ayer se me acerco con una duda sobre algo que le dijeron en clase. Yo me encontraba oyendo el concierto de Miles Davis que ofreció en Montreal. Recién terminaba la primera canción y comenzaba Human Nature -un magnifico cover que realizo de Michael Jackson en su álbum You’re Under Arrest- cuando de forma inmediata mi sobrina reconoció la pieza, pero afirmando que se oía bastante diferente. Como respuesta a dicho comentario, decidí detener  la pieza, abrí el navegador y busque en YouTube el video con la música original. Se la puse completa y sin ninguna pausa deje que terminara. Al final regrese el video del concierto de Miles Davis para que la escuchase. Una vez terminada la pieza, le pregunte en que creía que radicaba la diferencia. Su respuesta fue simple y directa: es que en el Jazz es solo música, y aunque si se escucha mejor -hasta aquí la respuesta era excelsa-, a mí me gusta más Michael Jackson -o que mal :-P-.

Dicha respuesta solo provoco una sonrisa en mi persona, la cual se me hubiese olvidado al poco tiempo. Claro, de no haber sido por el siguiente comentario que realizo:

“A ver, pon otro cover de Michael Jackson.”

Beat it. ¿Para qué sirve Michael Jackson hoy en día? Bueno, además de brindar excelentes ejercicios de calentamiento, creo que también sirve para conducir a las personas a un estilo de música diferente 😛

Simple y sencillamente maravilloso, jamás creí que mi sobrina tan pronto buscase escuchar Jazz, y aunque sean covers de los artistas que le gustan, creo que ello es un claro paso que la acerca a poder quizá, algún día apreciar el Jazz en su esencia más pura. Aunque para su mala fortuna, solo tenía otro cover de su ídolo.

Hace un año mi sobrina aborrecía el Jazz, no le gustaba en absoluto. Ahora su actitud ha cambiado, su oído comienza a diferencias ciertos sonidos y estilos diferentes. Mi cuarto esta lleno de imágenes de Jazzistas, y casi siempre que me pregunta algo mientras hago tarea escucho jazz. A lo que yo me pregunto: ¿En qué medida ello ha contribuido a que su desprecio por el jazz comience a desaparecer? Si descubro que mi habitación en su conjunto la incita a oír jazz, mañana comienzo a cubrir el techo y la ultima pared con músicos como Bach. Sobre todo porque mi otra sobrina -de cinco años de edad, aunque ella no vive con nosotros- le gusta en demasía los videojuegos que tengo en mi cuarto, por lo que sería una magnífica oportunidad para que cayera en las redes del Jazz, ¿no creen? 😛

La puerta, otra pieza que le gusta a mi sobrina como se escucha. Para ser sincero yo no la conocía hasta hace un par de años atrás. No sé qué tan popular sea, la verdad.

¿Qué tanto sabe la gente sobre el fascismo en el péndulo enredado?

Uno de los pocos inconvenientes de tener como profesores a gente dedicada a la investigación, es que debido a sus labores,  no asistirán a dar clase en algo más de un par de ocasiones.

Esta semana me pareció sumamente relajada debido a que tres de mis profesores tuvieron que ausentarse la semana completa debido a las investigaciones que tiene a su cargo. Un cuarto se ausento por problemas de salud. Por lo que de ocho que tenía solo me quede con cuatro, ética entre ellas.

Semanas atrás realice un bosquejo de lo que sería una entrada sobre los libros electrónicos. En él, expresaba mi preocupación por el mal sabor de boca que me dejo un par de encuestas que recibí hace ya un tiempo, en las cuales se mostraba demasiado interés por aplicar al mercado de los “libros electrónicos” las mismas políticas de mercado que se aplican a otros formatos digitales y que están ocasionando serias molestias en el consumidor. Pero, por alguna extraña razón subí el bosquejo en una red social -a la que llegue mientras buscada información relacionada sobre dichas encuestas- nombrada el pendulo enredado -¿?- pero jamás me moleste por terminarlo y  trasladarlo a este blog.

En dicha red social se realizan una serie de concursos en los cuales los participantes obtienen un premio por el primer lugar -el cual desconozco-. Tanto el segundo así como el resto de los demás lugares se llevan un “gracias por malgastar su tiempo en nosotros”. De hecho, fue gracias a una participación dentro del mismo que llegue a dicha red social. Ahora mismo se inicio otro concurso que trata sobre la creación de un partido político. No tenía la más remota intención de participar -de hecho, tenía pensado darme de baja este fin de semana- pero al encontrarme con un letrero como el siguiente inundando los pizarrones de difusión cultural en mí facultad y dado que tenía algo de tiempo decidí entrar. No por el premio, pero si para responder la pregunta que lleva como título esta entrada.

¿Alguien dijo propaganda chauvinista disfrazada? Bueno, yo si.

Dado que mucha gente no me cree en los resultados de mis experimentos, he decido hacer público este para que ustedes, junto conmigo, descubran lo sorprendente que puede ser la ignorancia de las personas.

¿Qué es lo que realmente busco con este precario ejercicio? Bueno, esencialmente demostrar cuatro verdades nada visibles para la mente vulgar:

1.- Que es fascismo no está vencido.

Al igual que el catolicismo, el hecho de que el numero de ritos y reuniones que demuestren públicamente el apego que se tiene a dichas ideologías no es un indicativo o una forma de medición sobre la decadencia de dichos movimientos. Su éxito radica -a diferencia del socialismo que ha demostrado toda inviabilidad de aplicación en la vida real, y que esta solo encuentra cobijo en las universidades donde desean estudiarle- en eel un fuerte arraigo que tiene en cierto tipos de seres, pero sobre todo en los deseos y conductas reprimidas de la mayoría de las personas. Ya que a diferencia de otros movimientos, el fascismo se fundamento en ciertos aspectos de la conducta humana, ya que jamás negó que éramos o podíamos ser una basura como especie. Lo que lo convierte en un movimiento que fácilmente puede volver de una forma diferente. Algo que más de un sociologo, o estudioso del área han afirmado sucedera irremediablemente.

2.- Evidenciar que la gente no conoce realmente las ideas del fascismo.

A través del concurso planteare un modelo fascista disfrazado, o reducido en magnitud, si asi desean verlo, pero cuya esencia -el estatismo, la nación orgánica y el elitismo en algunas ramas (como la educación)- se mantendrán intactos.

Sobre este modelo tengo dos posibles respuestas:

a) Que la gente no encuentre nada de malo en el mismo. Quizá solo lo vea como un modelo demasiado utópico y más de carácter filosófico que político, pero que finalmente resulta inofensivo. Quién sabe, quizá exista algún perdido al que le agrade, algo que realmente dudo mucho.

b) Que la gente simple y sencillamente lo ignore. Esto debido a que es un tanto extendido en propuesta -y eso que lo simplifique lo más que pude- y puede que ello no resulte del agrado para las personas.

3. Que la gente en verdad repudia la lectura, que no le gusta de política, no entiende la política, pero le gusta opinar de política en pueriles “discusiones” sobre la misma. Y eso que estoy recurriendo a un portal que se autodenomia “cultural” , donde supuestamente los lectores de dicha liberia -que gusta catalogarze como una  de las 10 mas bellas del mundo- se reunen.

4.- Resaltar la indiferencia en la que han caído las personas ante vicios tan arraigados en nuestra sociedad como son la mentira, la hipocresía, etc. El lugar se ha mostrado como un potencial caldo de cultivo para la mentira, la hipocresía, la doble moral, etc. Todo mundo se pelea por el susodicho premio, algunos dicen quejarse por los resultados, hacen comentarios a favor, pero nadie absolutamente nadie hace realmente algo. Veamos lo que sucede cuando alguien actúa de forma directa ante dicho estado de cosas.

Mi teoría es: algunas de las personas se sentirán ofendidos, no tanto por la forma en cómo “cazare” a los seres ladinos e hipócritas, sino porque ellos mismos albergan dudas de ser posiblemente señalados.

Aunque inicialmente mi escrito era de aproximadamente catorce paginas -si, tuve mucho tiempo libre :-P- me vi forzosamente a reducirlo debido a que el texto se extendía en demasía y si lo presentaba como lo concebí inicialmente, nadie, pero absolutamente nadie lo hubiese leído. Y dado que uno de mis objetivos era demostrar lo que he ya mencionado… En verdad, no motivar o dar  la impresión de querer ahuyentar a las personas para salirme con la mía -que es de lo que siempre me acusan-.

Si este último punto es cierto, significa que este país está peor de lo que creo. Y eso que estoy recurriendo a una “poderosa herramienta” -que ingenuos individuos catalogan como los nuevos medios de propuesta y puntos de reunión para el debate para la sociedad, ja-, la cual afirma ser cultural. Eso esta por verificarse.

Aquí les dejo la dirección para ustedes mismos puedan ver lo que sucede y descubran junto conmigo que como siempre tuve razón 😛

http://www.penduloenredado.com/concursos/topics/partido-conservadorliberal

Por cierto, si quieren saber mi opinión sobre el concurso, yo diría que por ideas ganaría mi partido ganaría sin problema alguno 😛 Aunque con el nivel de discusión que se maneja en dicho sitio… Tampoco es que espere mucho de ese lugar, con saber el tipo de música que les gusta, fácilmente me hago una idea de la gente que se reune en dicho sitio.

¿La música que me acompañara de hoy en adelante?

Decía una visita que dice ser mi amigo, que pareciera que menciono un estilo de música para intentar influir en los gustos musicales de la gente -decía uno de mis hermanos algo parecido estos días: que yo aun mantengo mi fe en la gente ¿lo habrá dicho en serio? :lol:-. Ello no creo que sea cierto, ya que la mayoría de personas que entran a este blog difícilmente tienen un contacto real conmigo. De hecho, muchos solo entran una vez y jamás regresan. Además, no me quisiera colgar la etiqueta de “difusor de música de calidad” ya que ello sería una completamente una blasfemia, sobre todo cuando hablo de alguien que difícilmente aun comprendo. Tal como sucede en esta entrada.

Se supone que estos dias de asueto serian de completo gozo, de relajación y de ocio -pero no como el que ustedes manejan- total. Quiera liberarme un poco del estrés de la facultad y seguir explorando algunos nuevos sonidos. Después de oír “rouge et bleu” sabía que la tendencia en estos días iría por allí. Aunque para mi mala fortuna -son poco mas de las cero horas del día 20 de septiembre y estoy escribiendo algo para este blog, a partir de ello deduzca usted como estuvieron estos días para mi persona- ello no pudo ser 😦

Miguel Barragán es sin lugar a dudas uno de los mejores profesores que he tenido en mi vida. Su forma de pensar era en ocasiones bastante cercana a la mía, aunque diferíamos en algunos aspectos en cuanto a la relaciones con los demás. Supongo que ello es resultado de la filosofía con la que nos forjamos como individuos. El leyó a Hegel en su época de estudiante, y bajo esa corriente se forjo su pensamiento. Por otro lado, yo elegí la corriente anti hegeliana. Lo que nos conducía a poder tener un dialogo decente era que ambos teníamos a Kant en un pedestal 😛

Principalmente nuestras “conversaciones” -que en realidad eran más un dialogo de enseñanza de su persona a la mía :-D- se centraban en música. Gracias a él, mi conocimiento de Jazz aumento, fue gracias a él que comencé a escuchar cada vez más la música académica y es gracias a él que ahora me encuentro escuchando a Bach.

Recuerdo claramente que me decía: me gusta la música académica, el jazz y Bach. Cuando te animes a explorar la música académica o algún instrumento en específico -en este caso el violín- y no sabes por dónde comenzar, acércate a Bach. Este genio escribió para todos los instrumentos y su música resulta ser de lo más exquisita.

Sus conciertos -sobre todo el III Concierto de Branderburgo- son los que he estado escuchando estos días.

Esta entrada quizá no la hubiese escrito de no ser porque me gusta ir dejando testimonio de lo que ocurre. Hoy le quite más espacio al Jazz en mi ya de por si apretadísimo y limitado espacio de mi reproductor para cedérselo a este genio. Nunca antes había llevado conmigo música académica, pero si ello está ocurriendo, es quizá solo una confirmación de lo que venía pensando: la música académica se esta emparejando al Jazz. Eso me gusta y muchísimo!!!! 😀

¿Cómo podría un ser humano resistirse ante semejante pieza?

La misma forma en la cual conocía músicos de Jazz parece funcionar en la música académica. Los grandes son el comienzo, ellos mismos te van guiando por donde continuar. Por el momento me he topado con Hilary Hahn y las maravillosas -el tiempo y el conocimiento adquirido dentro de los proximos años, sera el encargado de juzgar esta primer impresión que tengo de esta violinista- interpretaciones que consigue de las piezas de Bach 😀

Una breve esbozo sobre el impacto de los libros feministas y mi persona

Realmente no tenia pensado escribir esta tan pronto entrada. Deseaba profundizar mucho más en el tema, pero como ello me conduciría a escribir una entrada mucho más compleja, y porque no, hasta más intima -revelando netamente mi forma de pensar- decidí hacerlo ahora.

Existe un sinfín de motivos por los cuales no me había atrevido a leer libros netamente feministas. El principal es que sencillamente no deseaba postrarme desde el punto de vista de las feministas. Sabía que haciéndolo, comenzaría a comprender varias de las circunstancias que las condujeron a formar su movimiento, el cual finalmente me conducirá a un estado de “entendimiento” a través del cual comenzaría a dejar de dotar de ciertos “privilegios” a las mujeres -que tampoco eran muchos-, y así, comenzar a  realizar un juicio igual de severo al que someto a los hombres. Quizá también solo era la repulsión que me causaba el saber que cierto grupo de personas incitaban al resto de semejantes mujeres a ser una adaptación masculina. El simple hecho de saber que se crearía algo semejante al hombre, con todos sus defectos era algo con lo que jamás deseaba encontrarme. No sé, nunca me imagine pensar que ambos sexos -creo que ya lo había dicho, pero por alguna extraña razón siempre prefería la compañía de mujeres a la de hombres. Su conversación simple y llanamente me pareció en algunos casos sumamente más interesante- pudiesen ser iguales. De hecho, ello me causo y sigue causando repulsión. Si los hombres intentasen ser mas como las mujeres -¿podría alguien definir qué significa ello por favor?-, y las mujeres mas como hombres -se supone que esta última palabra ya esta defina, solamente que a mí no me convence mucho-, ello sería solo un imitación de una mera ilusión, partiendo del supuesto de lo que se sabe que es el otro sexo y punto.  

De antemano sabía que comenzar con este tipo de lectura, me conduciría a terminar mucho más asqueado por varias de las conductas del hombre. Sobre todo porque siempre he tenido repulsión por la mayoría de los sujetos de este país, sobre todo aquellos que presumen a través de sus actos su etiqueta de machos. Pero dado que últimamente he leído la narración desde el punto de vista del ser que ha sido catalogado como alteridad, no puedo sino llegar a un punto cercano al del vomito por ver como la criatura que con sumo orgullo se postraba y deambula por el mundo pregonándose como la mayor creación, solamente es, o más bien, casi siempre ha sido un manojo de porquería guiado por su estupidez e insolencia.

¿Acaso aquella repulsiva criatura es digna de llamarse ser humano? Lo dije y lo sostengo: Me considero misántropo por la sencilla razón de que cada vez que observo más al hombre, mi desprecio por el mismo es cada vez mucho más profundo. No por todos, pero quizá solo sea una decima parte de las personas sean las que no se pueden catalogar dentro de este grupo.

Pero bueno, comencemos que ya me estoy alargando y esto debe ser corto…

¿Cuál ha sido su mayor aporte de estos libros a mi persona?

Sera difícil de saber que este seria el lugar donde encontraría otra pieza mas para continuar con la construcción que desde tiempo atrás autores como Sartre y Foucault -principalmente- venían erigiendo delante de mi persona: terminar de forjar los primeros peldaños para comenzar a derruir algunos puntos sobrevalorados que tenía mi persona sobre las respuestas de la psicología. Mediante la construcción de dicho pensamiento podría quizá comenzar a ver a la psicología no como la única forma de solución a ciertos tipos de problemas, sino como una filosofía más que puede o no tener razón dependiendo del contexto donde esta se aplique.

Desde que recuerdo, Freud siempre represento un problema de lectura y entendimiento para mi persona. Me costaba aceptar ciertas posturas generadas a partir del psicoanálisis y algunas de sus historias “raras” siempre me parecieron algo difíciles de creer y aceptar -sobre todo la formación del superyó en la persona, lo cual es la base del psicoanálisis-, pero que de no haberlas aceptado, gran parte de la teoría psicoanalítica se vendría abajo. Con esta idea en mente, decidí proseguir con mi lectura sobre el psicoanálisis, hasta llegar a un punto en el cual he comenzado a creer que un alto grado de subjetividad se halla dentro de dicha área.

No es que crea que Freud haya errado en demasía, pero comienzo a creer al igual que Foucault que la psicología se ha erigido como una filosofía embestida con el estatuto científico bajo la cual se institucionaliza un sistema de valores predominantes en una sociedad y cultura como es la occidental. Si no fuese así, no comprendería porque la psicología pareciera perder capacidad de respuesta fuera del mundo occidental.

¿Ello significa que dejare de lado al psicoanálisis para enfocarme netamente a la filosofía? La respuesta es un rotundo no, ahora más que nunca la perspectiva del psicoanálisis cobra más importancia que nunca -sobre todo, me interesa además de seguir comprendiendo a Freud, leer a Alfred Adler y mucho mas a Lacan (“diversas” formas de psicoanálisis que me hace de nueva cuenta pensar que estamos ante una corriente filosófica)-, ya que creo poseer mejores elementos para realizar una lectura más adecuada del mismo y no continuar aceptando todo como dogmas de fe. Por lo que las ideas generadas dentro de la misma me parecen igualmente validas que cualquier otro tipo de filosofía, ya sea existencialista, materialistas o metafísica. Digamos que solo he modificado drásticamente el efecto la forma en cómo concibo las respuestas y planteamientos que posea la psicología en mi persona. En pocas palabras, no creo que pueda curar algo que quizá se encuentra fuera de lo que tienen establecido como “sano”. No sé, creo que lo que se concibe como cura es solo el éxito de conducir la resistencia del individuo por ciertos cánones establecidos dentro de la sociedad hacia su aceptación, y así, este pueda vivir dentro del núcleo -con el que tenía serios conflictos- con relativa tranquilidad.  

¿Ello me sirve a mí como cura para algunos problemas que se padezco? Bueno, vivo en una sociedad occidental, en una sociedad donde existen ciertas normas establecidas, me guste o no tengo que aceptar algunas, aunque…

Bueno dejando de lado a la psicología, ¿que más ha comenzado a derruir las ideas de las feministas?… Bueno principalmente me ha dejado un sinfín de dudas -semillero de contrucciones- y algunas confirmaciones de algo de lo que yo creia. Al explicar el contexto histórico bajo el cual se ha “desarrollado” la mujer, he comprendido de mucha mejor forma ideas a las cuales había llegado por cuenta propia. El trato caballeresco, la elegancia y la belleza estética que debe poseer siempre una mujer, su función dentro de la familia, su función como madre, su mitificación y adoración como objeto de culto, pero sobre todo la conducta de cierta tipo de mujer que tiende a continuar mostrando hacia con el hombre.  

En verdad, ahora no se cómo podre conducirme con todas aquellas mujeres que dan muestras claras de proseguir con el mismo modelo que incita la existencia de aquel tipo de hombre que no quise ser. Un hombre creado para presumir, alardear y competir por el mejor objeto bípedo que este pueda conseguir para demostrar la “grandeza” de su persona. Un hombre que acepta una forma de pensar retrograda y nauseabunda que solo de imaginar aplicarla a mí persona desea vomitar.

Dicen bien que lo primero que deben comenzar a hacer las mujeres es a definirse, pero definirse fuera del sistema de valores y contexto patriarcal. Fuera de la concepción del mundo creada por los hombres. Ello a mi parecer es una tarea cercana a lo titánica -por eso sigo creyendo que difícilmente uno como individuo podrá ver los resultados concretos de dicha evolución en la forma de pensar de las personas-, y que irremediablemente me conduce a un planteamiento sumamente interesante para mi persona:

Si todo este tiempo se ha obligado a la mujer en pensar y vivir respecto a los límites impuestos dentro de la vida marital, respecto a su sumisión y dependencia total de una pareja…¿El resto de los hombres se encuentran frente a un panorama semejante al de la mujer? Si la concepción de pareja como se manejo -o sigue manejando- llegase a modificarse radicalmente -que creo es lo que debería ocurrir- ¿Cuántos personas de ambos sexos perderían su motivo de existencia? Y digo resto de los hombres porque yo jamás me definí como un ser que condujese su existencia para la vida en pareja. Aunque al conocer la relación que tuvieron Simone de Beauvoir y Jean Paul Sartre…si tan solo si no fueran apegados al Marxismo me harían pensar que dicha vida es posible y quizá hasta deseable 😛

Lo único -y quizá desconsolador para personas como yo- que en realidad sé es que en un país como México donde las reglas y el contexto social con el que se vive a diario difícilmente creara a seres como los antes mencionados. Supongo que por esta razón me vi obligado a vivir por otros motivos que ahora más que nunca me alegran haber elegido 😀 Aunque ello me ocasione pequeñas molestias 😡

Saben, ahora más que nunca no puedo dejar de pensar en la profesora Mónica -filosofía CCH-. Cada vez que abro otro libro de la colección Feminismos -con el que inicio el martes son cuatro :-D- su imagen se me hace presente…¿No será que aquella mujer me causo un trauma? 😛 Supongo que si aquella profesora llegase a leer estas líneas, simple y sencillamente se moriría de alegría de ver que a pesar de mi puberto intento de resistencia mental, mi pensamiento simplemente se conducía a algo cercano al suyo. Supongo que por ello siempre fue tan insistente y  “agresiva” en sus cuestionamientos…O quién sabe, a lo mejor si estaba media enferma 😛

Hay un buen de cosas por seguir escribiendo. La mayoría compete al ámbito de comprensión personal. Sobre todo en aspectos de decisiones personales, como la de comprender porque una mujer como Priscila me atrajo en demasía y la razón del porque salí huyendo, como ejerció mi familia y mi entorno en mi personalidad y mi forma de pensar. No sé, hay muchas cosas de las que podría seguir hablando, pero en verdad no quisiera aburrirlos con ideas que quizá no comprenderían o interesarían.

Aunque quizá solo esta entrada se queda a medio construir por la sencilla razón de que después de terminar ese cuarto libro, lo que procede es dejar este tema a un lado y retomar la agenda que tenía planeada, y con ello comenzar a pensar en el espacio que les concederé el próximo año. Ya que así como hay un buen de cosas que se pueden escribir, existen otras que desean ser leídas. El feminismo es una de ellas, pero también quiero darle espacio a Freud y compañía de que se sigan defendiendo 😛 También deseaba -estaba a punto de comenzar con los hermanos Karamázov cuando tome una habitación propia- comenzar a adentrarme un poco más en las obras que se consideran universales, continuar con algo de  historia -pensaba escribir un par de líneas sobre estos días y algunos conflictos que tengo con la historia misma de este país, pero el tiempo no me alcanza para hacerlo esta semana :-(-, algo de filosofía kantiana y comenzar a buscar algo de filosofía hindú, la cual fue una de las bases sobre las que Schopenhauer cimento sus ideas -y dado que el me envió a leerla :-P-. Tanto que leer y hacer y el tiempo que no alcanza 😦 ¿Por que tuve que ser ingeniero? 😛

Quizá se deba a mi nulo interés a pertenecer al modelo de familia tradicional  el motivo que me conduce a sentir nada por el ataque, modificación o desaparición que podría sufrir el mismo si se lograse comprender las repercusiones que tiene para un genero. Lo que no entiendo es porque la UNAM en su programa denominado PUEG en uno de sus letreros recalca la necesidad de la mujer -no encontré la imagen, pero es uno que hace referencia a que el esfuerzo en la obtención de una maestría para la mujer seria mucho menor si las labores en casa fuesen compartidas (¿Qué acaso necesita estar forzosamente casada para aspirar a algo como una maestría? ¿Ello es imposible de conseguir de forma independiente?)- a la vida y dependencia de la pareja.  

Agregado Posterior. La imagen a la que hago referencia en las líneas antes escritas, es esta.  No hay ningún cambio substancial si se condena al ser humano a la necesidad de la vida en pareja. Al menos a este modelo de vida en pareja.

Lo siento, no esperan nada de esto por mi parte. No soy ningún político.

Lo único que me sigue molestando son cosas como esta. Lo malo sería que esta forma de pensar se estableciera y la mayoría de las mujeres adoptaran una postura de la comodidad como la que durante tanto disfrutaron los hombres y los mantuvo inmóviles e insensibles en ciertos aspectos. Aunque siempre debo tener en mente que de naturaleza humana estamos hablando.