Tan solo una imagen y pieza

Qué puede sentir una persona como yo al encontrarse con dos elementos como los siguientes:

 

Quiero, quiero… 😛

Simplemente sublime. No sabría decir exactamente que pasaría de oír esta pieza en un estado de melancolía pura. Aunque creo que los efectos que provocarían dicha pieza no serian menores.

Anuncios

Radiohead, el rock y la razón del porque no pueden seguir acompañándome

El rock al igual que el pop es un género popular que se nutre de otros un poco más especializados. La diferencia principal entre ambos géneros es que en el primero se tiene un conciencia real sobre lo que se obtiene, como se obtiene, porque se obtiene, y a partir de ello se crea algo personal. Se tiene la capacidad de comprender la música de manera técnica lo que permite ofrecer un resultado no tan banal y efímero como sucede en el pop.

Llevo ya algunos años sin escuchar o al menos estar al pendiente de lanzamientos de albums de dichos géneros, ejem…bueno en realidad del pop nunca estuve al pendiente. Hace poco mientras volví a escuchar a Radiohead este me dejo una grata impresión, aunque no me resulto tan novedoso como algunos lo dicen que es. La razón la desconocía plenamente ya que mi conocimiento musical teórico apenas está en desarrollo y a mi oído aun le cuesta reconocer patrones similares en las progresiones armónicas de las canciones. No obstante, la sensación de “siento que eso ya lo había oído antes” simplemente no pudo abandonarme.

Hace poco mientras revisaba mi cuenta de Facebook un jazzista no muy conocido –¿acaso hay alguno que sea conocido en México? lol– dejo un video acompañado de un pequeño comentario, el cual aludía a algo similar de lo que yo les hablo, solamente que el aludía lo difícil que es encontrar un nuevo sonido puro cuando se sabe que las bases de mucho de lo que presenta hoy en dia como novedoso fueron creadas hace mas de cincuenta años. Aludia de cómo ello puede ser a la vez tan motivante como desilusionante para un músico que busca la trascendencia y la obtención de un sonido propio.

El video es una mezcla realizada a partir de la canción 15 Step de Radiohead y Take Five de Paul Desmond respectivamente.  Si se ha escuchado la canción de Radiohead y no la composición de Paul Desmond se podrá dar uno cuenta de la clara influencia que dicho genero le ha dado al rock progresivo y experimental de forma casi inmediata. Lo que en ocasiones hace tan dificiles el reconocimiento de dichas influencias se debe a que en el rock el uso del vibrato y trémolo –principalmente– ayuda para escuchar de forma distinta los arreglos provenientes del jazz, blues, etc.

Volver a escucharlos significa para mi persona el tener que someterme a una desesperante regresión. La próxima vez que sienta estar viviendo un Déjà vu me centrare en oír de forma detenida dichas notas para saber de dónde proviene el sonido 🙂

Problemas con el jazz durante el mes de marzo

Uno de los meses que más espero a lo largo del año es Marzo. No es por la primavera o por la posibilidad de las vacaciones, se trata solamente que en dicho mes se lleva a cabo el EuroJazz en la zona de áreas verdes del CENART.

El festival como tal no me agrada por si solo, esto se debe a que el sitio donde se realizan los conciertos no se presta para disfrutar lo mejor posible del jazz. Y aunque casi siempre me es posible asistir no siempre lo hago, por lo que el verdadero motivo de mi alegría por la llegada de este mes es que comúnmente la UNAM rompe el cochinito que tiene reservado para el jazz y en dichas fechas invita a varias agrupaciones a la Sala Carlos Chávez que se presentan en el Eurojazz, lo cual sobra decir me agrada y mucho.

Este año hay varias cosas por lamentarse. Primero, han reducido drásticamente el grupo de invitados provenientes de dicho festival –a solo uno, me parece. Lo que no es raro, pero tampoco es lo idóneo, o eso creo yo–. Segundo,  saber que Eugenio Toussaint deja de ser una posibilidad –y todo lo que ello representa–, siendo quizá lo único bueno de este mes la posibilidad de oír en vivo a Kenny Werne, así como al gran bajista Agustín Bernal, ya que a pesar de haberlo oído a este ultimo hace un par de meses atrás, en esta ocasión si tengo con que grabar 😀

Existen otros conciertos, tengo la posibilidad de grabar mucho más video que antes, siendo el único problema el sitio donde exponerlos.

Como ustedes saben, tengo un canal en YouTube. Algunos de los conciertos que tengo en el disco los he subido, otros no porque ya están en la red o porque se requiere mucho tiempo para poder subirlos. El único problema al que me enfrento es que ahora no puedo entrar a mi cuenta sin asociarla con una cuenta en Gmail, lo que significa dar un numero celular para que la gente de Google los venda a cualquiera de sus socios para obtener algo de ganancias a partir de las bases de datos que genere, lo que me provoca un conflicto a nivel personal.

Si no me atrevo a aceptar dicha condición significa que no podre subir nada y no podre hablar nada de los conciertos. Eso es malo, pero quizás y después de meditarlo un poco decida aceptar las estúpidas condiciones que YouTube impone, aunque quien sabe.

Es gracioso, pero casi siempre que termino de escribir una entrada como esta no puedo dejar de preguntarme: ¿Seré el único que se preocupa por cosas como estas? Sinceramente espero que no.

El último concierto que ofreciste en la Sala Carlos Chávez, fue raro. El publico ese día se comporto algo extraño. En realidad aun me siento bastante culpable por no ser tan efusivo en mis expresiones de agradecimiento hacia Jako Gonzalez –quien a pesar de ser muy bueno a las personas no les disgustaba no reconocer su trabajo o hacerlo de mala gana–, pero lamentablemente para que yo exprese un grito de apoyo, o un enorme aplauso, debo encontrarme eb un punto de total extasis provocado por la música. Es lo malo de no ser tan expresivo, aunque tampoco soy de los que aplauden todo tan solo porque debe de hacerse –por hipocresía o por ignorancia–, aunque tu caso era diferente y eso es lo que aun me sigue molestando.

Terrible desilusión

Mientras caminaba por los pasillos del metro de la Ciudad de México un cartel adherido al espacio de difusión cultural hizo detener mi marcha.

El anuncio hacía referencia a los conciertos que próximamente ofrecería la orquesta filarmónica de la Ciudad de México en su temporada 2011. Las palabras Wagner junto a Tristan e Isolda me provocaron un entusiasmo mayor debido a que llego varios meses esperando a poder escuchar Liebestod. Para mi mala fortuna me encontré con que solo decía: “Preludio de Tristán e Isolda”,  lo que significa que no es la parte de la ópera que tanto deseo oír en vivo 😦

Quizás se podría pensar que es lo mismo, pero ello no es para nada cierto. Si la opera ha de disfrutarse completa oír tanto una como otra pieza es indispensable, pero en un país como México donde apreciar una ópera de tal magnitud resulta imposible, la diferencia personal que existe entre el Preludio y Liebestod es enorme.

Tristan und Isolde – Liebestod

Tristan und Isolde – Prelude

En verdad estoy algo desilusionado, creí por un momento que era Liebestod, pero ello no es así. Parece que hay algo en el ambiente que me hace aun separar a los géneros jazz y académico de mi agenda. Cuando escucho uno me resulta prácticamente imposible ir a oír al otro dado mi aun pobre conocimiento sobre este último género.

Lo mejor creo es ampliar mi conocimiento para poder conjugarlos a ambos en un solo mes. Por el momento agrego otra pieza en mi lista de deseos para este año. En verdad deseo que ambas se puedan cumplir 😀

Rachmaninoff – Piano Concerto No. 1

Hasta que punto lo sano se convierte en enfermizo

Aun soy estudiante de ingeniería, pero este último año en la facultad lo planee con miras al ingreso a la maestría para finalmente continuar con el doctorado, lo que me ha resultado demasiado cansado.

Con un horario de entrada de siete de la mañana y de salida a las ocho treinta de la noche, con trece horas continuas de clase y cerca de cuatro horas de sueño al día, mi cuerpo da claras señales de cansancio al final de la semana. Para aminorar el mismo y maximizar el rendimiento he tenido que dejar completamente de lado algunas actividades –principalmente el ejercicio– que en verdad las necesito, y sin ellas me siento un poco vacio.

Sin el ejercicio siento mi cuerpo extraño, y sin la lectura siento que malgasto mi tiempo dejando de aprender un montón de cosas que realmente necesito. Dado que no estoy dispuesto a dejar de lado las actividades “ajenas a mis estudios”, pero como tampoco pretendo aminorar el rendimiento en la facultad he decidido tomar algún estimulante que mantenga mi cuerpo en los niveles de exigencia que requiero, el problema de ello, es la posibilidad latente de realizar una elección errónea debido a las circunstancias.  

El café, la opción que viene a todo mundo en mente cuando se requiere un estimulante para el cansancio fue la opción que elegí en primera instancia, pero justo cuanto pensaba en el café con la cantidad adecuada de cafeína –de lo contrario no me servía mas que para aparentar esa imagen de pseudointelectual que la mayoría de las personas anhela adquirir al traer su café, su libro y su cajetilla de cigarrillos– mi mente hizo una extraña asociación sobre cafeína + plus = bebida energizante = mejor rendimiento.

Dos segundos bastaron para desechar el café como opción para aquel día –el cual fue el martes pasado– y dirigirme a adquirir una de esas bebidas que todo mundo sataniza.

A lo mejor y esto no sea tan inviable como creí aquel día. Tan solo creo es cuestion de experimentar un poco.

Creo que no sirve mucho decir que la bebida cumplió y de sobra su papel. Y eso fue exactamente lo que no me gusto.

Mi rendimiento se disparo –y ello me quedo muy claro por los resultados de una práctica de laboratorio– y mi nivel de concentración se mantuvo alto por varias horas. El problema fue que un pequeño dolor de cabeza me acompaño por un breve periodo de tiempo y al comenzar a rehidratarme–para limpiar lo más pronto posible mi cuerpo de toda la basura que había ingerido– la sensación al tomar agua me pareció extraña. No sé, quizá solo haya sido mi imaginación.

Pensaba en utilizar la bebida dos días en especifico de la semana –donde se juntan en clases continuas las dos materias más densas y difíciles del semestre–, cuando llego el momento de volver a tomar dicha bebida simplemente me quede pensando en los efectos que ellos podría ocasionar a mi cuerpo.

Estuve investigando pero la información en demasiado vaga e inconclusa sobre los efectos que causa una lata de Red Bull en las personas. Existen algunos “artículos” satanizadores de dicha bebida pero ninguno de ellos tienen fundamentos reales, no son más que meras especulaciones sin sentido.

Las pocas investigaciones serias que existen no son capaces de ofrecerme una respuesta satisfactoria a dicha inquietud. De hecho, me sorprendió ver en más de una de esas investigaciones leer que los efectos provocados por una lata de Red Bull son en bastante cercanos a los que palidecen los amantes de la cafeína.

Estoy en verdad consternado, necesito estar lo mejor posible durante todo este semestre. He probado algunas alternativas pero nada funciona. Lo único que me queda es quizá seguir investigando sobre el tema, aunque creo que al final del semestre no me quedara otra salida que hacerme intimo amigo de dicha bebida…

¿Qué tanto me afectara tomar esta porqueria?

Agregado posterior:

Aun no es final de semestre, pero esta cosa ya se convirtió en mi mejor acompañante 😛

Una magnifica forma de aprender sobre uno mismo

Desde hace tiempo dije que una de las cosas que me intrigaban era sobre la posibilidad de poder visualizarme desde un ángulo diferente, el cual pudiera revelarme mucho más sobre mí de lo que podría cualquier persona.

Dado que ahora tengo de nueva cuenta la posibilidad de volver a grabar lo que me venga en gana se me vino a la mente la idea de grabarme a mí mismo y observar los videos de forma detallada después.

Eso es lo que he venido haciendo desde hace poco menos de dos semanas. Me he grabado comiendo, haciendo ejercicio, leyendo, durmiendo y en ocasiones solo he dejado la cámara grabando mientras realizo mi vida de forma cotidiana.

Dado que me interesaba extender los resultados a la vida fuera de mi habitación comencé a observarme en algunos sitios y en cualquier momento que me fuese posible. Los resultados allí no fueron tan interesantes dado que no poseía el factor de la espontaneidad. Sabía que debía verme en dicho lugar y ello podría haber anticipado a mi persona a actuar de cierta manera.

Que he descubierto. Pues en realidad y aunque no lo parezca ha sido mucho. Sobre todo que divago y mucho.

Me pierdo fácilmente en mis ideas –es claro que mi persona tiene predisposición a, solamente que son motivos diferentes los que disparan el hecho de que comience a divagar– cuando hago ejercicio, cuando leo, cuando estudio, pero sobre todo cuando escucho música. He notado que hablo mucho conmigo mismo y en ocasiones tiendo a hacer movimientos expresivos como si tuviese a alguien enfrente. Ello es algo gracioso de ver, aunque ustedes se quedaran con las ganas 😛  Cuando leo no me puedo solamente leyendo en mi sillón ya que tiendo a pararme y caminar con el libro alrededor de mi habitación. De ello si tenía clara noción que lo hacía, lo que desconozco es la razón de ello.

He notado que en ocasiones hago trampa en el ejercicio, que me relajo y por alguna extraña razón tiendo a seguir haciéndolo de una forma automática, algo que en verdad debo comenzar a corregir. Lo que había notado ya desde hace tiempo mientras caminaba por las calles ya que cuando “reaccionaba” había caminado un buen tramo sin darme cuenta de lo que sucedía en mi alrededor.

Lo más valioso que he podido ver es que soy incapaz de fingir mis emociones. Mi rostro es un claro reflejo de mi sentir y si siento disgusto o repulsión por alguna situación o entorno mi rostro lo expresa claramente. En días donde el estrés ha sido alto y donde me encuentro rodeado de multitudes, mi rostro se fruñe y pone una expresión de enojo. Cuando no, mi rostro solo esta serio. Jamás me he visto reír en la calle, aunque si he notado que rio, sobre todo cuando voy leyendo.

El único problema de ello es que a pesar que me he grabado varias veces durmiendo no he capturado algo que valga la pena. Mi sonambulismo desaparece cuando duermo poco, aunque si es gracioso verme despertar de forma rápida al encenderse el estéreo. Lo que es una verdadera pena ya que el poder ver este actuar mío fue el motivo principal por el cual me comencé a grabar.

Es obvio que pretendo seguir grabándome ya que he visto cosas de mi persona que antes desconocía completamente. Quizás si me estudio un poco más pueda aprender a adaptar algunas cosillas más sobre mi persona. Aunque en verdad creo que es mas por diversión 😀

Obsevandome, he aprendido que quizá lo único que en verdad me diferencia de la gran mayoría de ustedes es que yo vivo en el borde de lo que algunos consideran un estado psicológico sano. Esto por la sencilla razón de que me siento a gusto allí. No tengo ni la menor idea de cuantos ya habrán saltado hacia el abismo sin siquiera haberse dado cuenta.

 Sinceramente veo esto como algo imposible de hacer en mi persona. Sencillamente no sabría utilizar o cambiar tan rápidamente el sustituto para cada circunstancia. Prefiero seguir como siendo como soy 😀