Feliz Cumpleaños Miles Davis

Sin lugar a dudas, Miles Davis no solo cambio la forma de hacer música, modifico e influyo en cientos de miles de personas sobre nuestra manera de ver la vida. Un hombre se mide por el valor y congruencia de sus acciones respecto lo que dice y piensa, quizá por eso, Miles Davis es uno de los grandes hombres de los que me he nutrido y que ha dotado de moldura y sentido –juntos a muchos otros– a mi existencia. Un genio desconocido por la masa, pero cuya existencia fundamenta a muchos de los generos musicales –con cierto grado de calidad, he de aclarar– existentes hoy en día. Gracias por todo Miles Davis 🙂

“No tocaré allí donde van esos blancos con los bolsillos llenos de dinero y para quienes la música es una manera de excitarse y excitar a las mujeres que les acompañan. No van a escuchar buena música. Beben demasiado, son ruidosos. Van para que les vean y oigan. Saltan, gesticulan y bailan. No tienen ninguna compostura y no respetan a sus mujeres. Si hay un grupo negro sobre el escenario, lo que quieren en realidad es ver un espectáculo en plan “tío Tom”. Luego está ese tío que vocifera “¡Hey, colega! Toca “Sweet Georgia Brown”. Y entonces, haces una mueca y tocas el tema. Odio tocar en un sitio lleno de esa gentuza. Si no existiese otro tipo de público, me quedaría en casa y viviría de las rentas.”

Anuncios

Sobre la hipocresía en los gustos musicales

El otro día mientras estaba en una clase ajena a mi carrera, un compañero que posee hiperactividad –controlada– estaba conversando conmigo sobre gustos musicales. Dado que su actitud ha provocado que el resto del grupo se aleje de su persona, y dado que la postura del grupo en general le molesto, casualmente tiende a realizar comentarios despectivos y de claro menosprecio por el grupo.

En dicha conversación llegue a decir que no escuchaba música popular, algunos oyeron y al notarlo, este sujeto uso mis palabras para hacer una mofa de la música que en semanas pasadas se habían develado –a través de un ejercicio de conversación– como los “predilectos” por el grupo. Dado que el tiene estudios en el conservatorio, nadie se atrevió a decir nada, bueno, solo un sujeto de nombre Julio me pregunto con cierto tono que si en la música “clásica” o el jazz que tan frecuente se puede hallar a fanfarrones que escuchan algún genero por mera pose, esto en una clara afronta a la actitud del sujeto que conversaba conmigo. Como a mí no me interesan en lo más mínimo sus pueriles confrontaciones solo respondí que era exactamente como en todo género musical. Aunque ahora que lo meditaba…

Es desilusionante saber que encontrar a un amante del jazz o la música académica de mi edad, es prácticamente imposible en este país. Lo que me conduce a encontrarme con un entorno un tanto diferente al que habitualmente me ofrecieron los demás géneros musicales. No obstante, la mayoría de las personas con las que he convivido en un entorno meramente jazzístico, distan de ser del estereotipo generado por la sociedad, aunque lo que no había realmente notado es que una vez que son cautivados por dicho género, difícilmente vuelven a oír otro género. La razón la desconozco, aunque yo me encuentro en una situación similar. Lo mismo sucede con la música académica y supongo que mucho tiene que ver con el grado de universalidad de dichos géneros. Y no, no me refiero al universalismo barato que se maneja hoy en día, sino que hago referencia a algo básico y profundo en la naturaleza del ser humano: su tendencia a la expresión de emociones por medio de la música.

Aunque hay casos excepcionales, eso no lo niego.

Sí, yo creo que en ello radica el hecho de que la gran mayoría de personas que tienen un interés genuino por géneros como el jazz y la música académica hagan de lado el resto. El que su base se encuentre fundamentada en aspectos del tipo musical en vez del lirico le hace poseer un potencial mayor de universalización que el segundo, aunque no necesariamente de comprensión y aceptación en igual proporción. Y es que la palabra escrita aun me parece una actividad sumamente “cerebral”, demasiado meditada antes de ser pronunciada, no así la libertad de las notas que pueden ser concesivas en el preciso instante en que se conocen las líneas de escala y la melodía, de allí que me resulte tan intrigante y maravilloso el jazz. La música académica por su parte es racional en muchos aspectos pero las grandes piezas logran transmitir las emociones y el estado en el que se encontraba el compositor, y todo a través de construcciones sonoras.

A nivel personal, tanto el jazz como la música académica me resultan ser como un retorno a lo esencial. Intentar explicar ello resultaría inútil, inefable es,  no creo que requiere ser explicado o demostrado porque de una u otra forma todos lo hemos vivido y sentido. Es como si uno se encontrase con el camino que alguna vez uno extravió y que por alguna impetuosa necesidad requiere ser retomado.

Мстислав Ростропович interpretando a Bach es el caso más general que me viene a la mente. ¿Quién no ha escuchado y ha quedado maravillado con esta pieza? La pregunta interesante es porque una vez descubierto dicho sonido hemos tenido a mal abandonarlo. No tengo ni idea de cuando esta pieza se grabo en mi mente, ni cuantos años estuvo guardada a la espera de volver a oírla. Solamente se que desde el momento en que estas notas volvieron a mis oídos, no tenía intención alguna de volverlas dejar escapar.  

De que si existe pose o no en algún genero, pues creo que siempre la ha habido y siempre la habrá, aunque ello no dice nada del genero en sí. De hecho, creo que la función de los artistas que viven del público que gustan de la “pose”, cumplen –hasta cierto grado– con una función cercana a la de acercamiento y quizá hasta de introducción a dichos géneros. Lo reprobable surge cuando estos compositores, músicos o intérpretes se elevan a un grado mayor de lo que son. Pero bueno, siempre ha sido así.    

 

Difícilmente alguien que vive de las apariencias podrá escuchar y apreciar la música de seres como Bill Evans o Béla Bartók. No sé, creo que hasta sería raro y ridículo ver que alguien después de escuchar algo como esto se “deleitara” con Lady Gaga, Shakira, Juanes, Luis Miguel o similar, aludiendo a la profundidad de sus letras 🙄

Sobre el porqué vale la pena desprenderse de nuestras “vidas”

Esta semana terminaron los laboratorios en la Facultad. En verdad sigo sin comprender la razón de ser de dichos laboratorios, pero dado que es un requisito…

En mi ingenua ilusión mostré mi entusiasmo por “salir temprano” dos días a la semana. Entrecomillo salir temprano porque para la gran mayoría de las personas de este país tener un horario de entrada a las siete am y de salida a las seis pm –en vez de las ocho pm– no representa ningún motivo para sentirse feliz, mas no así para mi persona, quien encontró en estudiar once horas en vez de trece un verdadero apremio a todo el esfuerzo y motivo para sentirse de mejor humor que de costumbre, sobre todo porque determinados días se presentan ciertas actividades al poco tiempo de mi salida y que en verdad tenía un buen de ganas acudir 😀

Lo interesante del asunto no es tanto el saber porque me agrada tanto tiempo estudiar –algunos afirman que soy un nerd en construcción, aunque nada mas equivoco que ello podría ser– sino la razón del porque lo hago. Es creíble que en un país como Estados Unidos, Alemania, Japón, Italia, etc. los jóvenes se sientan motivados a estudiar carreras relacionadas con las matemáticas, pero no así en un país tercermundista y malagradecido con la ciencia, donde las oportunidades de desarrollo para todo aquel interesado en la ciencia son bastante limitadas.

Por más que lo medito no puedo encontrar otra respuesta de que es única y exclusivamente pasión pura. Ello lo sé porque no tenemos en esta país ningún estimulo real para dedicarnos a la ciencia, la gente minimiza nuestro trabajo o sencillamente no le interesa. La ciencia como medio para alcanzar un nivel de compresión de los hechos que desde niño siempre me ha acompañado, y que creo en mayor o menor medida todos hemos poseído, es lo que representa para mi persona, aunque también lo es como símbolo y medio de escape de una sociedad que en muchos aspectos me asfixia. Poder migrar al que considero el país con la mejor sociedad del globo y poder trabajar con ellos es lo que más deseo. Sentir el aprecio por mi trabajo, por mi esfuerzo, por lo que representa y creer que existen seres como yo que buscan algo más que una efímera existencia es algo de lo que veo en la ciencia.

Cada día, después de dormir poco más de 3 horas, despierto preguntándome si en verdad vale la pena el esfuerzo. Al cabo de unos minutos mi persona sabe que si lo vale y se levanta sin ningún titubeo. Más aun desde el día que me encontré una imagen que subraya lo fácil que en ocasiones es mi camino y del cual aun tengo necesidad en ocasiones de hacer más difícil de lo que en realidad es.

De todas la imágenes que he conseguido en la red, esta es de las pocas que me provocado un sinfín de emociones y pensamientos en mi ser, y que fácilmente me responde a la pregunta de porque fui capaz de despojarme de lo que algunos nombran “placeres de la vida”.

 

Simplemente lo hacemos porque es la naturaleza humana. Somos lo que somos porque hemos sabido escuchar a nuestro ser y seguir nuestras pasiones a pesar de que el panorama parece bastante desolador.

¿Malgastar el tiempo que algún día extrañe dicen? Es gracioso, pero mientras en México un ingeniero promedio estudia cerca de ocho horas al día, en casos extremos un ingeniero chino llega a estudiar cerca de ¡dieciocho! –supongo que son casos excepcionales o simple propaganda intimidatoria, lol–, y lo peor es que nos superan poco menos de diez a uno.

Lo que piensa un Premio Nobel sobre los twitteros y especies semejantes

¿Qué es lo que sucede cuando un letrado, ganador del premio Nobel de literatura se encuentra en franca confrontación con el grueso de la población?

Hace ya varios días que mientras leía un diario digital me encontré con las declaraciones realizadas por el premio nobel de literatura Mario Vargas Llosa, las cuales prácticamente se pueden resumir en estas líneas:

“El internet ha acabado con la gramática, ha liquidado la gramática. De modo que se vive una especie de barbarie sintáctica”

“Si escribes así, es que hablas así; si hablas así, es que piensas así, y si piensas así, es que piensas como un mono. Y eso me parece preocupante. Tal vez la gente sea más feliz si llega a ese estado. Quizás los monos son más felices que los seres humanos. Yo no lo sé”

Son duras y generalizadoras, pero impregnadas de verdad. Aunque lo realmente maravilloso del asunto es ver lo que provocaron: el silencio de la nueva conciencia crítica de la humanidad. Si, durante esos días los twitteros enmudecieron al sentirse avergonzados de encontrarse con su triste realidad. Mmm…¿Por qué habrá sido?

Hay quien afirma que los intelectuales no tienen ningún problema con la mayoría de las efímeras expresiones masivas que lamentablemente algunos catalogan como “revoluciones sociales”. ¿Qué tienen ellos que decir ahora?

Autoayuda

Recién acabo de llegar de la Facultad. Creí que tenía un poco de tiempo para escribir algo, pero apenas abro el correo me doy cuenta que en realidad no tengo aquel tiempo que creía era mío.

Necesito un buen de ayuda, el tiempo que dispongo es muy poco y necesito que alguien me de la mano. Lamentablemente no tengo ni jodida idea del motivo, pero en momentos como estos en los que necesito de un empujón, nadie, absolutamente nadie aparece. Como siempre, solo acuden mi reflejo y mi sombra. Lo que resulta sumamente reconfortante, aunque…